Células madre.-Los científicos que hallaron la fuente original de las troncales del cerebro investigan cómo se regulaban

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS)

El catedrático de Biología Celular de la Universitat de València José Manuel García Verdugo y el profesor de la Universidad de California Arturo Alvarez Buylla, científicos que localizaron la fuente original de las células madre neurales que a lo largo de la vida generan nuevas neuronas en el cerebro, explicaron hoy en Valencia que actualmente quieren “entender” estas células, “identificarlas” y ver cómo están reguladas porque al descubrir su existencia se “abre una posibilidad en el futuro” de ayudar a que ciertas enfermedades no avancen, frenarlas o incluso repararlas.

Según indicó el profesor Alvarez Buylla, explicar los mecanismos de formación de nuevas neuronas en el cerebro es un “paso esencial que se debe dar para ser capaces después de curar” ciertas enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer puesto que “primero debemos entender cuál es el potencial de estos precursores, cómo lo hacen en condiciones naturales y tratar de jugar con estas células para ver cómo pueden participar en terapia”.

Así lo indicaron a los periodistas durante el Curso magistral “Neurogénesis y células madre”, que desde hoy y hasta el próximo miércoles imparten en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Valencia. García Verdugo indicó que los investigadores han determinado que en el cerebro humano “existen células madre que son capaces de proliferar, diferenciarse y de dar neuronas”. Con ello, dijo, se “abre una posibilidad en el futuro de que cuando aprendamos a hablar con estas células cabe la posibilidad de que puedan ser utilizadas para reparar, ayudar a que ciertas enfermedades no avancen, frenarlas e incluso repararla”.

No obstante, este científico, que indicó que no le gusta el término “regenerar”, señaló que se trata de un “sueño” porque “aún tardará”. En este sentido, su compañero indicó que los científicos les demandan que logren evitar el sufrimiento humano y en este sentido pidió, también a los medios de comunicación, que no se creen “falsas esperanzas” en relación a los posibles plazos en los que se conseguirán los avances.

REGULACION

El investigador de la Universidad de California explicó que el objetivo de sus investigaciones es que existen células precursoras madre en el cerebro adulto igual que en otros tejidos como la piel o el intestino, “que son capaces de reparar en condiciones normales los tejidos a los que pertenecen”. Actualmente, dijo, “estamos estudiando cuáles son las condiciones normales en las que estas células funcionan en el sistema nervioso” con el fin de “entenderlas”, “identificarlas” y “ver cómo son reguladas”.

En ningún caso, precisó, han afirmado que estas células podrán reparar el sistema nervioso, al que definió como “una pirámide o un pastel” con “muchas capas” y en el que “estamos intentando reparar las más superficiales”. Por contra, señaló, las “más profundas”, que son el “fundamento” de algunas de estas enfermedades, se desconoce cómo repararlas.

En este sentido, preguntado por las patologías en las que podrían tener aplicación sus investigaciones, indicó que es muy difícil de predecir porque “la posibilidad de reparar algo y hacerlo como lo hizo el embrión es muy remota”. “Lo más seguro es que estas células surjan como paliativos inicialmente para regular el sistema nervioso”, dijo, y añadió que ve la “primera aplicabilidad” en “células como paliativos para cambiar algún desorden que se haya creado por alguna lesión”.

Así, especificó que una patología puede provocarse por un “inequilibrio” creado como consecuencia de una lesión y es posible lograr con las células que se generen un equilibrio nuevo”. Este tipo de terapia celular tiene “mucho futuro” aunque aún falta un largo camino por entender su desarrollo, cómo se ensamblan tejidos, se forman capas y se integran.

Preguntado por la aplicación, por ejemplo, en casos de pacientes en coma, señaló que esta situación clínica “tiene orígenes muy diversos” y en algunos casos no explicables. Por ello, afirmó no poder contestar la pregunta aunque se mostró esperanzado en que sí en algunos casos. En otros, dijo, “no veo ninguna esperanza de que las células madre puedan ser utilizadas”, por ejemplo, cuando se ha producido una destrucción masiva de un organismo cerebral.

EXPERIMENTOS CON LAGARTOS

Por su parte, el profesor García Verdugo señaló que los experimentos realizados, por ejemplo con lagartos, han permitido comprobar que tienen células madre capaces de regenerar zonas muy amplias en el cerebro. Así, tras introducirles un tóxico que les ha hecho perder la memoria de comportamiento especial, han comprobado que han recuperado neuronas, regeneradas sin ningún tipo de trasplante porque tienen sus propias células madre. De esta forma, “el animal vuelve a tener la capacidad de aprendizaje que ha perdido”.

Este tipo de investigaciones, dijo, se pueden hacer “muy bien” en animales “inferiores” y en ciertos aspectos en mamíferos. En los humanos, señaló, “a lo mejor hay algo de esto pero es muy difícil saberlo”. Por ello, se está “estudiando la evolución para ver si se puede llegar a saber si ocurre algo parecido y cómo activarlo”.

Así, el profesor García Verdugo señaló que en relación con los roedores, su equipo está “profundizando en los mecanismos de esas células madre de migración, de qué factores las activan, como se frenan y cómo se pueden desviar a otras zonas del cerebro”, aunque aún no se puede saber si el mecanismo funciona en los humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *