Empresas.- Un nuevo fármaco reduce la aparición de agitación y de conductas agresivas en los enfermos de Alzheimer

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El tratamiento del Alzheimer con memantina, comercializado como “Axura” por Andrómaco, reduce notablemente la aparición de agitación y conductas agresivas del 58% al 27% en las personas que padecen esta enfermedad, según un estudio publicado en la revista Journal of Geriatric Psychiatry sobre la enfermedad de Alzheimer.

Los cambios en la conducta de los pacientes con Alzheimer se consideran cada vez más uno de los principales problemas relacionados con esta enfermedad, principalmente la agitación y la conducta agresiva, que a menudo dificultan la convivencia en el hogar y tienden a hacer inevitable el ingreso de los pacientes.

Los resultados del estudio muestran que el tratamiento del Alzheimer con memantina, antagonista del receptor NMDA, reduce los síntomas especialmente complicados, como los de comportamiento, retrasa el momento de ingreso en una residencia, disminuye la necesidad de atención individualizada y ofrece importantes beneficios económicos y sociales.

Las alteraciones de la conducta se valoraron en entrevistas con los cuidadores, basándose en el Inventario Neuropsiquiátrico (NPI), un cuestionario que se utiliza para evaluar las alteraciones de la conducta en los pacientes con demencia.

Un análisis de los cambios sucedidos desde el momento en que comenzó el estudio mostró las ventajas del grupo de pacientes tratado con memantina en casi todos los parámetros de conducta evaluados con la escala NPI.

Por encima de todo, la conducta agresiva y la agitación mejoraron significativamente en comparación con el grupo tratado con placebo, y hubo también efectos positivos sobre otras alteraciones como delirios, irritabilidad, inestabilidad y depresión.

Con su actividad antagonista del receptor NMDA, memantina modula la transmisión glutamatérgica, mejorando o estabilizando parámetros clínicamente relevantes como las habilidades cognitivas y funcionales y como el estado clínico global en comparación con tratamiento no farmacológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *