UE.- Los dos consorcios que optan a construir los satélites de Galileo planean fusionar sus ofertas

BRUSELAS, 11 (EUROPA PRESS)

Los dos consorcios que optan a construir los treinta satélites de los que constará el sistema europeo de navegación Galileo, iNavSat (con participación mayoritaria de Alemania, Francia y Reino Unido) y Eurely (liderado por Italia, España y Francia), planean fusionar sus ofertas para conseguir el contrato de explotación del sistema, según confirmó hoy la Comisión Europea.

“Nos han llegado informaciones según las cuales existe una reflexión sobre un proyecto de fusión”, declaró el portavoz de Transportes, Stefaan de Rynck, confirmándo así la noticia aparecida en el periódico económico francés “La Tribune”. Los dos consorcios, consultados por Europa Press, rechazaron realizar ningún cometario sobre el proyecto.

La fusión de las ofertas todavía no ha sido comunicada oficialmente a la sociedad común Galileo, formada por la Agencia Espacial Europea y por la Comisión, que sigue examinando las dos por separado, dijo el portavoz. “Si se produce la fusión la examinaremos con condiciones muy estrictas desde el punto de vista legal, económico y financiero”, recalcó, precisando que la nueva oferta deberá presentar “mejoras” respecto a las dos que están sobre la mesa.

El plazo para elegir al concesionario de Galileo vencía el pasado 1 de marzo, pero la sociedad común fue incapaz de optar por una de las dos ofertas y optó por prorrogar otros tres meses el proceso de selección.

De los dos consorcios, Eurely es el que tiene una mayor presencia española. Los socios fundadores son la sociedad de gestión de aeropuertos AENA, y el operador de satélites Hispasat junto con el grupo de telecomunicaciones francés Alcatel, y el líder italiano de tecnología punta Finmeccanica. También se han asociado al grupo GMV, Indra, Indeco, y Telvent.

Por su parte, iNavSat está liderado por el grupo francés de electrónica de defensa Thales, la compañía aeronáutica EADS, controlada por Alemania y con participación española, y la proveedora británica de comunicaciones globales por satélite Inmarsat. Entre los socios españoles de este consorcio figuran Deimos, Elecnor, Tifsa, Insa y Sener.

El consorcio que resulte elegido tendrá que poner sobre la mesa dos tercios de los 2.100 millones de euros de coste que se calcula que tendrá la fase de despliegue y explotación de Galileo, entre 2006 y 2008. Los costes de explotación del sistema cuando ya esté en marcha se estiman en 220 millones de euros al año. El sector público contribuirá con 500 millones de euros iniciales y el resto de gastos correrán a cargo de la iniciativa del sector privado. Se prevé que el primer satélite esté en órbita este año.

El sistema Galileo es uno de los proyectos más ambiciosos que impulsa la Unión Europea para competir con el norteamericano GPS y con el ruso GLONASS. Bruselas confía en que su puesta en marcha estimulará el mercado mundial de radionavegación por satélite, que comprende 3.000 millones de receptores y unos ingresos estimados en 250.000 millones de euros a partir de 2010. Bruselas espera que se creen más de 15.000 puestos de trabajo altamente cualificados en Europa en ese plazo.

A diferencia de GPS y GLONASS, que han sido concebidos y financiados principalmente para fines militares, Galileo será gestionado y controlado por las autoridades civiles y ofrecerá una garantía de calidad y continuidad de los servicios. Además, por su carácter complementario con los sistemas existentes, aumentará la fiabilidad y la disponibilidad en todo el mundo de los servicios de navegación y posicionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *