Sanidad detecta “uso abusivo” de la hormona de crecimiento en personas sanas y restringe su utilización a los hospitales

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, considera que existe “uso abusivo” de la hormona del crecimiento en personas sanas, sobre todo con fines no autorizados y perjudiciales para la salud, como aumentar el rendimiento físico y para prevenir o retardar el envejecimiento en adultos sanos, informaron a Europa Press fuentes del Departamento. En consecuencia, Sanidad ha decidido cambiar el régimen de autorización de los fármacos con hormona del crecimiento para que sólo pueda administrarse en el ámbito hospitalario.

La hormona de crecimiento está autorizada en España para el tratamiento de diversas enfermedades ligadas a un déficit de la misma o bien para pacientes con retrasos en el crecimiento de otra índole para los que se ha demostrado “eficaz y segura”.

En este sentido, la Agencia señala que “en las situaciones clínicas para las que está autorizada, el beneficio que se obtiene con su aplicación supera ampliamente sus riesgos potenciales” y la relación beneficio-riesgo de su uso (en personas que tienen prescrito el tratamiento con este producto) “es claramente favorable”.

No obstante, agrega que “desde hace unos años se tiene constancia de un uso creciente de la hormona del crecimiento en personas sanas, es decir sin una deficiencia hormonal, con diversos fines no reconocidos científicamente, entre ellos el de aumentar el rendimiento físico y para prevenir o retardar el envejecimiento en adultos sanos”.

Tras señalar que la mayor parte de los efectos atribuidos a la hormona del crecimiento “proceden de la respuesta observada en pacientes que presentan una deficiencia hormonal previa”, la Agencia advierte de que “es científicamente incorrecto suponer que personas con niveles normales de secreción hormonal vayan a presentar también dichos efectos beneficiosos”.

“En todo caso, es importante que los potenciales usuarios conozcan que la administración de hormona del crecimiento, sin un déficit previo, además de ilícita, producirá de hecho una enfermedad por exceso que clínicamente se conoce como acromegalia”.

En este sentido, este organismo dependiente de Sanidad recuerda que “el único uso de la hormona del crecimiento que ofrece un balance beneficio-riesgo favorable es aquel que tiene lugar de acuerdo con las condiciones de uso autorizadas” y advierte de que “cualquier uso fuera de dichas condiciones no tiene garantía alguna de eficacia y seguridad y su relación beneficio-riesgo se considera negativa, de ahí que por razones estrictamente de salud se desaconseje su uso”.

RIESGOS “MUY IMPORTANTES”

La Agencia destaca la “irracionalidad” que supone administrar hormonas en sujetos sanos, y advierte de que los riesgos de este proceder pueden ser “muy importantes”, citando entre otros la retención de líquidos, aumento del “azúcar” en sangre, trastornos en el funcionamiento de la glándula tiroides, aumento de la presión del líquido en el que está flotando el cerebro e incluso promoción del desarrollo de tumores.

A partir de ahora, los medicamentos con hormona del crecimiento sólo podrán ser dispensados por los servicios de farmacia de los hospitales públicos o privados y servicios de farmacia habilitados al efecto por las consejerías de Sanidad de cada una de las Comunidades Autónomas. Sanidad ha tomado esta medida al considerar que puede ser “la más eficaz para proteger la salud pública respecto al uso inapropiado e ilegal de estos medicamentos, después de haber sopesado todas las alternativas posibles”.

Por último, recomienda a aquellos pacientes, o sus familiares, que utilizan actualmente alguna especialidad farmacéutica con hormona de crecimiento que se pongan en contacto con su médico con objeto de conocer los cambios en la dispensación de estas especialidades farmacéuticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *