C. Valenciana.- El H. Doctor Peset realiza un estudio de prevalencia de parásitos en niños de entre 6 y 9 años

VALENCIA, 29 (EUROPA PRESS)

La Unidad de Investigación Clínico-Epidemiológica y el Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Doctor Peset, en colaboración con el Departamento de Parasitología de la Universidad de Valencia, están realizando un estudio para averiguar la prevalencia de la parasitosis en niños de entre 6 y 9 años, según informaron fuentes de la Generalitat.

El estudio, que empezó el pasado mes de octubre y cuyos primeros resultados estarán listos en el mes de junio, pretende determinar si los parásitos gastrointestinales y de glándulas anejas (páncreas e hígado) son un patología frecuente en los niños, cuál es su prevalencia exacta, así como indicar pautas de tratamiento que podrán establecer sus pediatras del Centro de Salud para todos aquellos menores que se encuentren contagiados.

Se estima que las infecciones parasitarias en el ser humano causan aproximadamente el 10% de las diarreas. Se hallan presentes en las heces, por lo que el contagio es casi siempre a través del ciclo ano-mano-boca. Esto facilita que una persona pueda contagiarse a sí misma o contagie a las personas que le rodean. En otros casos el contagio viene a través de vegetales o ingestión de carnes semicrudas.

Según señaló la doctora María Morales, de la Unidad de Investigación Clínico-Epidemiológica del Hospital Doctor Peset, “los niños entre 6 y 9 años están en una edad de apertura social que facilita el contagio mutuo, ya tiene libertad para jugar en el parque o manipular objetos en el suelo mientras se comen un bocadillo sin que los padres puedan evitarlo”.

El problema, añadió, “es que estos niños todavía no tienen arraigadas las mínimas normas de higiene para evitar el contagio de parásitos como es el lavado de manos y uñas, no llevarse los dedos a la boca o no comer del bocadillo de otro niño”.

El estudio llevado a cabo por la Universidad y este hospital valenciano ha supuesto el chequeo de más de 300 niños de entre 6 y 9 años de tres colegios de Valencia, dos públicos y uno privado. A todos ellos se les ha pasado una encuesta sobre hábitos alimentarios e higiene que ha sido rellenada por los padres y se les ha entregado un bote con un líquido fijador para la recogida de muestras de heces y un test de Graham (prueba de la cinta de celofán) que permitan diagnosticar con fiabilidad los parásitos gastrointestinales y de glándulas anejas. Estas muestras serán analizadas por el doctor Guillermo Esteban, del Departamento de Parasitología de la Universidad de Valencia.

Morales añadió que “hay muy pocos estudios de parasitosis y no tenemos cifras y datos reales y próximos sobre los que basar el abordaje de esta patología. Los parásitos producen aumentos de la inmunoglobulina E (un anticuerpo corresponsable de numerosos síntomas alérgicos), además de inapetencia, irritabilidad y cambio de carácter en el niño”.

Asimismo, explicó que “a los contagiados les cuesta dormir, pierden peso y pueden presentar problemas de malnutrición y anemia, puesto que los parásitos privan al organismo humano de nutrientes”, apunta la doctora Morales”.

Sin embargo, también hay niños parasitados que son asintomáticos y que, por tanto, se convierten en unos importantes focos de diseminación y contagio de los parásitos puesto que no son sometidos al tratamiento adecuado. De ahí la importancia de este estudio que pretende identificar qué niños son foco de contagio para tratarlos y, de este modo, disminuir la prevalencia de la parasitosis y la diseminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *