Los expertos creen que en unos 10 años la esterilidad podría desaparecer si se crean gametos a partir de células madre

VALENCIA, 27 (EUROPA PRESS)

Los expertos creen que el problema de la esterilidad podría desaparecer en 10 ó 15 años si avanzan las investigaciones para crear gametos –óvulos y espermatozoides– a partir de las células madre. Así lo indicó el profesor Antonio Pellicer, director del Instituto Valenciano de Infertilidad durante la presentación del I Congreso Internacional IVI que, con motivo del 15 aniversario de la entidad, reúne en Valencia a los más importantes investigadores de todo el mundo en materia de reproducción humana y medicina materno-fetal.

Entre los asistentes se encuentra el profesor de la Universidad de Pensilvania Jerome F. Strauss, quien dirige un grupo de investigadores que hace un año y medio publicó en una revista especializada un trabajo experimental realizado en ratones que posibilitaba la obtención de ovocitos y, asimismo, participarán los científicos coreanos que clonaron los primeros embriones humanos.

Pellicer explicó que los principales cambios que se esperan en el futuro en esta materia pasan por “un gran avance” en el diagnóstico genético preimplantacional y su capacidad para curar enfermedades; la apuesta “muy fuerte” por la reducción de los embarazos múltiples y llevar hasta este campo la aplicacion del uso de células madre para que, al igual que se pueden derivar hacia ciertos tipos celulares como las células hepáticas o las cardiacas con el fin de curar dolencias del hígado o del corazón, se puedan crear gametos.

“A partir de ahí entramos de lleno a poder predecir que en 10 ó 15 años la esterilidad haya desaparecido y quizá lo que hoy en día es un “boom” y es tan importante, como es la donación del óvulos, cambie” y la tendencia en el IVI sea, en lugar de las donaciones de óvulos, la de crear gametos a partir de células adultas, lo que sería indudablemente fantástico”, señaló Pellicer.

Carlos Simón, director científico del instituto, explicó que aún se desconoce si el trabajo de Strauus “será posible en humanos”. En todo caso subrayó que se trata de “una vía muy interesante” que supondría para las pacientes “una forma de crear sus propios gametos aunque no dispongan de ellos por razones de edad o quirúrgicas”. La investigación se realizó experimentalmente en ratones a partir de células madre embrionarias en las que se introducían con un proceso genético unos genes determinados orientados primero a la producción de folículos, que tienen los ovarios, y de ahí se obtenían ovocitos.

En relación con el diagnóstico genético preimplantacional, el IVI ha recibido ya 144 peticiones de parejas con el objetivo de prevenir que las enfermedades que ellos sufren o de las que son portadores puedan ser transmitidas a sus hijos. Para el director del IVI, –entidad que ya dispone de un listado de 34 enfermedades consideradas “raras” como distrofias musculares, fibrosis quísticas o alteraciones enzimáticas–, el futuro pasa “sin ninguna duda” por ampliar este catálogo.

Carlos Simón, científico que dirigió el grupo de investigadores celulares que logró las dos primeras líneas de células madre embrionarias VAL-1 y VAL-2, señaló que el número que se puede obtener es “ilimitado”, tantas como enfermedades de este tipo hay, aunque el “problema” es que cada una de ellas “requiere un protocolo que se tiene que desarrollar durante tres o cuatro meses”. No obstante, subrayó que es “realmente fantástico poder diagnosticar esto en el embrión antes de colocarlo en el útero y evitar tener un hijo afecto”.

En este sentido, señaló que en la actualidad, antes de elevar las tasas de embarazo, lo que se pretende es “obtener un niño sano”. La forma de llevarlo a cabo es mediante un proceso de fecundación in vitro “prácticamente normal” en el que cuando los embriones tienen tres días, se extrae una célula para determinar si tiene o no la enfermedad e implantar ese embrión o no. Una de las patologías en las que más se pide un diagnóstico es el síndrome del “X-frágil” que, según Pellicer, “por algún motivo, es más prevalente en la Comunidad Valenciana y produce retraso mental en los varones”.

En relación con las dos líneas de células madre embrionarias, Simón indicó que continúan trabajando para tratar de crear nuevas. Explicó que les han rechazado un proyecto de crear otras aunque desde embriones genéticamente alterados, que darían lugar a la obtención de líneas de células madre embrionarias con un defecto genético específico “de tremenda utilidad para poder estudiar estas enfermedades con fármacos o a nivel celular”. Por este motivo, ahora presentarán el proyecto desde otra perspectiva para ver si se aprueba.

OPERACIONES AL FETO

Asimismo, en el Congreso se tratará también de las operaciones que se pueden practicar al feto durante el embarazo, en su mayor parte las hernias diafragmáticas, o las que se tienen que realizar en casos de embarazos monocigóticos, de gemelos idénticos y que suponen una de cada 3.000 gestaciones. En estos supuestos muchos fetos mueren porque se comunican las placentas aunque si se atajado el problema en el interior del útero cuando aparece, la supervivencia alcanza el 70 pr ciento.

Otro de los temas que se abordará son los abortos de repetición. En estos casos, según explicó Simón, se hace un estudio la paciente que sufre dos o más abortos y se le practica un diagnóstico pre-implantatorio de sus embriones para transferir a la mujer aquellos que son cromosómicamente normales para evitar que aborte.

Actualmente, según el coodirector del IVI, José Remohí, la tasa de gestación que consigue una pareja que acude al instituto se sitúa entre el 50 y un 60 por ciento por lo que hasta llegar “al cien por cien, hay mucho terreno por hacer”. Un 20 por ciento de las parejas que consultan tratamientos de infertilidad en la entidad procede de fuera de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *