La central térmica de Cubillos del Sil (León) experimenta un sistema que reduce las emisiones de dióxido de nitrógeno

PONFERRADA (LEON), 16 (EUROPA PRESS)

La compañía eléctrica Endesa ha reducido las emisiones de dióxido de nitrógeno en la central térmica de Compostilla, situada en Cubillos del Sil (León), gracias a la instalación de seis quemadores nuevos que minimizan la salida a la atmósfera de este componente contaminante. Los nuevos artilugios fueron colocados en el grupo de producción térmica número cuatro de la central.

La dirección de la central térmica ha adelantado que tras el primer informe de funcionamiento se revela que además de la reducción de dióxido de nitrógeno también se ha puesto de manifiesto la operatividad de este prototivo innovador en las centrales de este tipo en toda Europa.

Este experimento inicial pretende ser extrapolable al resto de grupos térmicos de la misma central y si ha funcionado en la caldera del número cuatro se espera afianzar los datos con la ampliación de la investigación al resto de grupos. En concreto se quieren instalar ahora los quemadores en el cinco y el tres de Compostilla.

El director de la central térmica de Cubillos, Alfredo García, en declaraciones a Europa Press, se felicitó de que “el apartado operativo de los quemadores ha resultado totalmente positivo y no presentan grandes inconvenientes. Se aprecia una disminución de la producción de óxidos de nitrógeno, pero para tener resultados definitivo hay que extrapolar el experimento”.

Esto va a suponer que Endesa ponga en marcha la instalación de otros 18 quemadores más en el grupo cuatro y se acerque más a lo dictado por el Protocolo de Kioto para reducir la contaminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *