Los tres linces nacidos en cautividad se encuentran en buen estado y su madre los acompaña durante 20 horas al día

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

Los tres ejemplares de lince ibérico que nacieron el pasado 28 de marzo en el Centro de Cría en cautividad de El Acebuche, en el entorno de Doñana, se encuentran en perfecto estado y acompañados de su madre, “Saliega”, que dedica unas 20 horas al día al cuidado de los cachorros.

Los linces se encuentran aún en el paradero y sólo de vez en cuando “Sally” sale a la caza de algún conejo. Por su parte, los tres pequeños linces tienen aún los ojos apenas abiertos como consecuencia de la oscuridad del recinto. Desde el nacimiento, la familia no ha tenido contacto humano y sólo se les puede ver a través de cámaras, según explicó a Europa Press la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves.

Por lo tanto, Coves señaló que tanto ella como la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, se encuentran a la espera de poder desplazarse al centro y conocer “in situ” a los linces. De hecho, no hay aún fecha prevista para la visita, aunque Narbona apuntó la semana pasada en una visita a Almería el mes de mayo, una vez le dé permiso la responsable del programa de cría en cautividad, Astrid Vargas.

Igualmente, la consejera andaluza mostró su satisfacción por el estado de los linces y por el buen desarrollo del plan de conservación de la especie, que permitió el pasado mes el hecho “histórico”, según lo calificó en el momento, de presenciar por primera vez en el mundo el nacimiento de linces ibéricos en cautiverio.

A los 64 días desde la primera cópula observada, entre el macho Garfio y la hembra Saliega, a las 19.26 horas del 28 de marzo se inició el parto. Saliega es una hembra de tres años que fue capturada en abril del año 2002 en Sierra Morena con aproximadamente un mes de edad, por ser el tercer cachorro de su camada y tener, por tanto, muy escasas posibilidades de supervivencia en la naturaleza. Se trasladó de inmediato al Zoo de Jerez, donde creció junto a Aura, otra hembra de la misma edad nacida en Doñana.

El padre de los tres cachorros es Garfio, capturado a una edad estimada de tres años en Sierra Morena para ser incorporado al programa de cría. Fue trasladado a las instalaciones de El Acebuche en febrero de 2004.

Debido a que no ha habido contacto con el hombre se desconoce el sexo de los tres cachorros. En vista de la situación, no se plantea por el momento ningún tipo de intervención, ya que se considera óptimo que sea la madre quien críe a sus cachorros sin ningún tipo de interferencia humana. En el Centro de Cría en Cautividad se han extremado las precauciones para asegurar una tranquilidad absoluta a Saliega y sus cachorros y se continúa vigilando el desarrollo de la camada durante las 24 horas del día.

Por otra parte, los responsables del Programa de Cría en Cautividad del lince ibérico descartaron que se vayan a producir más partos a corto plazo, ya que ninguna de las hembras está embarazada, según han confirmado mediante las radiografías y pruebas realizadas sin intervención directa, informaron hoy a Europa Press fuentes del Programa.

Los científicos del Programa creían que “Esperanza” podía estar embarazada de “Garfio”, el padre de los tres primeros linces ibéricos nacidos en cautividad, ya que los niveles de progesterona de “Esperanza” habían aumentado, pero finalmente sus óvulos no fueron fecundados. La otra hembra con posibilidades de estar encinta, “Aura”, presentaba un embarazo psicológico. Ante esta situación, esta primavera no nacerán más linces ibéricos en cautividad.

EL FELINO MÁS AMENAZADO DEL PLANETA

El lince ibérico es el carnívoro más amenazado del Planeta y, en la actualidad, sólo cuenta con un total de 12 ejemplares susceptibles de reproducción en cautividad, más una hembra de edad avanzada, dentro del programa de cría “ex situ”, repartidos entre el centro de El Acebuche y el zoológico de Jerez. Hasta el nacimiento de estos cachorros, el lince ibérico era el único felino de las 33 especies que existen en el mundo con programa de cría en cautividad que no se había conseguido reproducir.

El Centro de Cría de El Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana, inaugurado en 1992, fue el primero en intentar impulsar un programa experimental de cría de lince. Tras la firma del Convenio Bilateral entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Andalucía, en junio de 2003, se da un impulso definitivo al programa de conservación “ex-situ” del lince ibérico. El proyecto de cría en cautividad está dirigido por Astrid Vargas, veterinaria hispano-norteamericana experta en felinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *