Más de 120 expertos de todo el país exponen en la UC los últimos avances en robótica y visión artificial

Se cree que los robots vivirán en un futuro un “boom” similar al de la telefonía móvil, siempre que superen “el reto de la fiabilidad”

SANTANDER, 8 (EUROPA PRESS)

La Universidad de Cantabria ha acogido en los últimos días tres de los eventos nacionales más importantes en el campo de la robótica y la visión artificial. Más de 120 expertos provenientes de 25 instituciones y centros de investigación de todo el país se han dado cita en el Paraninfo Universitario para exponer los principales avances logrados en esta rama de la ingeniería.

Además de los proyectos de marcado carácter industrial -control de producción, reciclaje selectivo-, se presentaron muchos otros con aplicaciones diversas: un sistema robótico para la asistencia a personas mayores, técnicas de control de helicópteros (aplicados, por ejemplo, a la detección de incendios), robots capaces de detectar estados de somnolencia en los conductores, sistemas robotizados para el plantado de viñas o la recogida de frutas, etc.

El reto fundamental que hoy en día se plantean los investigadores es lograr “la integración de los robots en la vida de las personas, superando su condición de “esclavos” nada amigables”. Así concibe el futuro de la robótica Carlos Balaguer, catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid y coordinador nacional de Robótica del Comité Español de Automática (CEA).

“A través de las técnicas de inteligencia artificial, se trata de que los sistemas robóticos se comuniquen oral y gestualmente y sean capaces de anticiparse a los deseos de las personas, logrando una mayor interacción con ellas”, explica.

SALTO CUALITATIVO

Estas tendencias dan idea del salto cualitativo que vivirá la robótica en un plazo que varía según la aplicación de la que se trate. Según Juan María Pérez Oria, catedrático del Departamento de Tecnología Electrónica e Ingeniería de Sistemas y Automática de la UC y coordinador de los encuentros, pueden ser cinco, diez o quince años.

Lo que sí está claro para Balaguer es que, a la larga fase de experimentación en la que estamos inmersos, seguirá “un “boom” similar al que se produjo en la telefonía móvil, siempre que se supere el reto de la fiabilidad”. El catedrático pronostica que, “de repente, pasaremos de los electrodomésticos estáticos a una nueva generación de robots móviles”.

Los foros en los que se plantean estas ideas comenzaron el miércoles con la Jornadas Nacionales de Robótica -a las que asistieron representantes del CDTI y de los ministerios de Industria y de Educación y Ciencia-, continuaron ayer con el seguimiento de proyectos CICyT-DPI y se han cerrado hoy con la Jornada de Visión Artificial.

VISION ARTIFICIAL

Muy unida a la robótica, esta disciplina, también denominada visión por computador, tiene numerosas aplicaciones en campos como la medicina o la industria. En Santander se han apuntado las tendencias del modelado y reconstrucción tridimensional, un área que plantea “retos importantes”, según José María Sebastián, de la Universidad Politécnica de Madrid y coordinador nacional de Visión Artificial de la CEA.

“Los sensores que utilizamos para interpretar imágenes pueden ser más sencillos -bidimensionales- o más complejos -en 3D-, que es hacia lo que avanzamos”. “Hay muchas necesidades de analizar escenas de este último tipo, ya que nos movemos en un mundo tridimensional, y en esa línea trabajamos los principales centros de investigación de nuestro país”, señaló el experto.

Santander ha logrado aunar, por primera vez, los encuentros que organiza desde hace varios años el Comité Español de Automática con las reuniones de seguimiento de los más de 25 proyectos de Robótica que se llevan a cabo en el marco del Plan Nacional de I+D+i, dentro del programa de Diseño y Producción Industrial (DPI).

Observando la larga lista de trabajos de investigación presentados puede comprobarse una tendencia: si actualmente la robótica está presente sobre todo en el ámbito industrial o fabril, “cada vez se desarrollan más aplicaciones no manufactureras, sino de servicio en general: vigilancia, limpieza, atención a las personas dependientes…”, explica Carlos Balaguer.

Tras explicar cómo un coche recorrió varias calles de Madrid sin conductor -gracias a un experimento de guiado autónomo de vehículos por GPS del IAI-CSIC-, el catedrático aclara que los proyectos presentados “son realidades” mostradas en vídeo en los encuentros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *