Coves dice que habrá que esperar hasta mediados de abril para confirmar si está preñada una nueva lince

La consejera asegura que “los cachorros están bien y empiezan a coger peso” y que hasta ahora “ningún humano ha entrado en la paridera”

ALMERÍA, 4 (EUROPA PRESS)

La consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, explicó hoy que “tendremos que esperar hasta la mitad del mes de abril” para confirmar que la lince “Esperanza” está preñada, puesto que en ese periodo “concluyen esos 64 días que dura la gravidez de los linces” y destacó que la camada de cachorros recién nacidos “están perfectamente, se mueven y salen de la paridera”.

En declaraciones a los periodistas, tras la inauguración de unas jornadas sobre “Mujer y Medio Ambiente” en la capital almeriense, Coves detalló que “se sospecha que otra hembra lince –de nombre “Esperanza”– puede estar preñada” porque “ha empezado a ponerse bastante nerviosa después del nacimiento de esta camada” y porque se ha detectado un “incremento del tamaño de sus mamas”.

No obstante, matizó que en este caso “no hemos hecho ninguna radiografía” y “no nos ha pasado como con la anterior –en referencia a la madre de la nueva camada, “Saliega”,– de la que sí teníamos sospechas fundadas porque había una radiografía donde se veía que estaba preñada y que tenía algunos cachorros”.

Detalló que la lince de la que se sospecha que pudiera estar preñada “fue la última que copuló con “Garfio”, el mismo padre de la nueva camada” y precisó que “tendremos que esperar hasta mitad del mes de abril para que concluyan esos 64 días que dura la gravidez de los linces” y “ver si tenemos buenas noticias” entonces.

Con respecto al estado de los primeros tres cachorros en cautividad, afirmó que “hemos tratado de mantener esta noticia con una discreción enorme” y que, por ello, “ningún humano ha entrado a la jaula donde están los cachorros porque no sabemos cómo puede reaccionar la hembra”.

A pesar de ello, sentenció que “los cachorros están perfectamente, se mueven, salen de la paridera, han empezado a coger peso y la madre ha empezado a cazar más de un conejo al día”, lo que, a juicio de la consejera, es “una señal de que tiene que amamantarlo y le piden mucha comida”.

Coves se felicitó porque, hasta el momento, “todo funciona correctamente” y destacó que “estamos en una situación absolutamente novedosa y lo que queremos es que todo discurra de la manera más natural posible”.

Por ese motivo, explicó que “ningún humano se ha acercado todavía a la paridera, no sabemos el sexo de los cachorros y nadie los ha cogido” e instó a los medios a “ser prudentes” al respecto.

Finalmente, cuestionada sobre cuando visitarán tanto ella como la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, a los cachorros, Coves aseguró que “la visita se tendrá que retrasar hasta que tengamos garantía de que los cachorros están bien y que hayan crecido lo suficiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *