Miguel Delibes dice que “no se puede lanzar las campanas al vuelo” por la aparición de rastros de lince en Toledo

Confía en que el próximo año las administraciones recuperen de una forma “activa” la búsqueda de nuevos rastros

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

El biólogo e investigador de la Estación Biológica de Doñana Miguel Delibes abogó hoy por “no lanzar las campanas al vuelo” ante la detección por parte de la Junta de Castilla La Mancha de restos de heces de linces en Toledo, una especie que se dio por perdida en la zona hace 15 años, y barajó otras posibilidades basadas en las experiencias “desilusionantes” que ha vivido en similares ocasiones.

Según apuntó Delibes en declaraciones a Europa Press, “se han identificado algunos excrementos que parecen ser de lince pero hay que confirmar que existen ejemplares en la zona, porque puede deberse a que alguien haya llevado malsanamente esos restos al lugar o a que algún lince despistado haya pasado por allí en camino hacia otro sitio”.

De esta forma, Delibes, hijo del escritor Miguel Delibes y una de las máximas autoridades mundiales en el lince ibérico, lamentó que estas apariciones anotadas otras veces en Salamanca, Extremadura, Albacete o Portugal no se hayan traducido a continuación en la comprobación de una población estable en la zona. “Es como una llamada de socorro en alta mar, tenemos la esperanza e ilusión de encontrarlos pero finalmente no podemos verificarlo. Desgraciadamente, ésa es la situación”.

No obstante, confió en que el próximo año las administraciones recuperen de una forma “activa” el compromiso de seguir buscando huellas de poblaciones de lince. “Se debe evaluar de nuevo la situación del lince en toda España en una reunión en la que participen el Ministerio de Medio Ambiente y las comunidades autónomas”, indicó.

Así, concluyó que “por el momento no hay ninguna prueba de que puedan existir nuevas poblaciones” y apuntó que la estrategia española de conservación del lince apuesta en este momento por la conservación de las poblaciones conocidas, en el Parque Nacional de Doñana y en Sierra Morena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *