Medio Ambiente advierte a la Junta que trabajos en Segovia y León pueden afectar a las poblaciones de osos y aguilas

VALLADOLI, 14 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Duero, ha indicado a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta la conveniencia de paralizar los trabajos que se están llevado a cabo en los momentos de la comarca de la Sierra de Guadarrama, y que se extienden por más de veinte términos municipales de la provincia de Segovia.

Según los datos de Medio Ambiente recogidos por Europa Press, algunas de las tareas que se están realizando podrían afectar seriamente al hábitat del águila imperial ibérica, considerada en peligro de extinción en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Así lo ha hecho constar la presidenta de la Confederación, Helena Caballero, a la Dirección General del Medio Natural de la Junta, en una carta.

Este proyecto forma parte del convenio suscrito por el Gobierno anterior entre la CHD y la Junta, y puede tener dificultades para acceder a la financiación de los fondos FEDER debido a los graves problemas que podría suponer para el medio ambiente, entre ellos que carece de la tramitación ambiental exigida por la Unión Europea.

En este caso, el Gobierno central se hace cargo del 70 por ciento del importe del mismo, correspondiendo el resto a la Administración regional.

Tal y como denunció en su día Helena Caballero, el Organismo que preside hace poco más que limitarse a “pagar las facturas” generadas por este tipo de actuaciones ya contratadas, sin ejercer mayor control sobre las mismas, a pesar de la cuantiosa aportación económica realizada por el Gobierno de la Nación.

La actuación que se está llevando a cabo en este momento en Guadarrama se extiende sobre una superficie de 900 hectáreas repartidas entre 21 términos municipales de la provincia de Segovia, todos ellos próximos a Ayllón.

Se trata de trabajos forestales en montes de utilidad pública en las subcuencas de los ríos Riaza, Duratón y Cega, algunos de los cuales “son susceptibles de generar una grave afección sobre el águila imperial ibérica”, en peligro de extinción.

Además, estas actuaciones afectan a prados seminaturales y alpinos, brezales oromediterráneos endémicos y otras especies, como algunos ejemplares del “Quercus pyrenaica”, que “se verían seriamente afectados” por una obra cuyo presupuesto se aproxima a los dos millones de euros.

De esta cantidad, el Ministerio de Medio Ambiente ha adelantado ya unos 650.000, sin haber ejercido hasta ahora ningún control efectivo sobre los trabajos que realizaba el otro firmante del convenio: la Junta de Castilla y León.

El segundo proyecto forma parte de aquellos que el Gobierno regional reclama que se adjudiquen rápidamente, a pesar de que no cuentan con la tramitación ambiental exigida por la U.E.

EL OSO EN LEON

Se trata de otra actuación en montes de utilidad pública de la comarca de Villamanín (León), que podría provocar un gran riesgo a la población de oso pardo, especie también en peligro de extinción.

Las actuaciones de mejora cinegética y ganadera, apertura de cortafuegos, construcción de pistas forestales y otros trabajos se ubican dentro del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de la Montaña Central de León.

El Ministerio de Medio Ambiente acaba de recordar a la Junta que en dicho espacio “existen poblaciones inventariadas de diversos mamíferos” entre los cuales destaca el oso pardo, que es una especie en peligro de extinción, que “requiere una protección estricta”.

En la documentación que remitió en su día la Consejería de Medio Ambiente al Ministerio para la aprobación de este proyecto no se analizaban “los efectos previstos sobre los tipos de hábitat, así como sobre la integridad territorial y funcional del LIC”. Este proyecto tiene un presupuesto superior a los 930.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *