La primera expedición científica de la Universidad Politécnica de Valencia al Everest partirá el 6 de abril al Himalaya

VALENCIA, 15 (EUROPA PRESS)

La primera expedición científica de la Universidad Politécnica de Valencia al Everest partirá el próximo 6 de abril hacia el Himalaya con el objetivo de alcanzar nuevamente, al igual que hicieron en 2001, la cima más alta de todo el planeta, de 8.848 metros de altitud. En esta ocasión, David Rosa, Jorge Verdeguer y Endika Urtarán, que estarán acompañados por otro miembro del Grupo de Montaña de la institución, Juan José Haya, colaborarán con el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), en el estudio y evaluación de las propiedades térmicas de prendas deportivas en condiciones extremas.

La expedición atacará la cima en esta ocasión por su vertiente sur. Acompañados por el rector en funciones de la Politécnica, Javier Sanz y el vicerrector de Deportes, Angel Benito, tres de los cuatro integrantes de esta expedición valenciana explicaron como lograrán esta gesta para la que sólo se apoyarán con oxígeno en el tramo final de la ascensión, según indicaron fuentes de la institución.

Una de de las principales novedades de esta expedición es que, por primera vez, tendrá carácter científico. Para ello, contará con la participación del IBV, centro de investigación ubicado en la Ciudad Politécnica de la Innovación y que estará representado en esta ascensión por David Rosa, miembro del Grupo de Montañismo de la UPV e investigador del Area de I+D del instituto.

Sanz destacó el “carácter científico” de la expedición “que nos sitúa ante un doble reto, por un lado, el deportivo, y por otro, el de producir resultados que sean útiles desde el punto de vista del progreso de la industria que elabora materiales deportivos”.

La colaboración entre la Universidad Politécnica de Valencia y el IBV permitirá, según explicaron, “comprobar cómo responden las prendas deportivas sometidas a condiciones extremas ambientales o ante los niveles de deshidratación o hipoxia que puedan mermar el estado físico de los montañeros, y que es imposible de reproducir en un laboratorio”.

Según indicaron, éste es el “principal problema con el que se encuentran las empresas en el desarrollo de nuevas prendas deportivas con altos requerimientos de aislamiento térmico, que basan sus estudios en pruebas de laboratorio para el desarrollo del producto y, en el mejor de los casos, en las impresiones de los escaladores expertos”.

Con este proyecto, las empresas participantes podrán comprobar el estado de las prendas antes y después del ascenso al Everest. La vuelta está prevista para el 2 de junio. Los cuatro alpinistas valencianos llevarán equipos e instrumentación desarrollados por el IBV con los que, explicó David Rosa, “podremos controlar las condiciones microclimáticas del aire que queda encerrado entre la prenda y el usuario, para saber cómo de bien o mal le protege en condiciones extremas de frío”.

Además de este equipo, que consiste en unas pequeñas cápsulas que registran las condiciones de humedad y temperatura del aire, los alpinistas llevarán adherido al cuerpo un pulsómetro y altímetro, que permitirá conocer el nivel de esfuerzo y la altitud a la que están sometidos y un GPS para saber exactamente en qué puntos aumenta su nivel de esfuerzo. Además de esta instrumentación, en el campo base los alpinistas contarán con un medidor de oxígeno en sangre, que informará de los niveles de aclimatación.

CALENDARIO

La expedición partirá de Valencia el próximo 6 de abril hacia Katmandú y, está previsto atacar la cima del Everest a mediados del mes de mayo, entre los días 15 y 20 de este mes. Haya afirmó que, en principio, “esta expedición es técnicamente más sencilla que la que se afrontó hace cuatro años, si bien presenta una dificultad notable en el último tramo, el que va desde el campo IV hasta la cima, ya que deberemos salvar un desnivel de 848 metros, incluyendo el llamado Escalón Hillary, una pared de rocas de unos 12 metros de altura, lisa y casi desprovista de resalte”.

El grupo de montaña de la UPV ha realizado a lo largo de su historia distintas actividades de muy diversa índole. Entre sus logros destacan la ascensión a cimas de picos como el Cho-Oyu en 1998, el Manaslu en el año 2000 o el Everest en 2001, con lo que fue la primera expedición valenciana en coronar la mítica montaña más alta del mundo por su cara norte. Un año más tarde, David Rosa, Jorge Verdeguer y Endika Urtarán se convirtieron también en los primeros valencianos en llegar al Polo Norte Geográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *