Izpisúa advierte de que todavía “está lejos” el uso de células madre para curar enfermedades humanas

BARCELONA, 11 (EUROPA PRESS)

El director del Instituto Salk de California y del Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona, Juan Carlos Izpisúa, ha advertido de que todavía “estamos lejos” de poder usar células madre para curar enfermedades humanas como el Parkinson. “Tenemos que centrar nuestras investigaciones en el laboratorio”, precisó.

El prestigioso investigador consideró que “estamos en un momento esperanzador”, pero “no conocemos los procesos por el cual las células del embrión empiezan a convertirse en distintos tipos de células ni tampoco a crear tejidos que a su vez se convierten en órganos”.

En una conferencia que pronunció ayer en el marco del XX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Estética, que se celebra en Barcelona, Izpisúa calificó de “totalmente incierto” que “en los próximos años podamos entender este último mecanismo”, denominado organogénesis.

Según este científico, el proceso por el cual las células del embrión se transforman en tejidos es el siguiente: primero empiezan a proliferar, después se diferencian, es decir son capaces en convertirse por ejemplo en células nerviosas, cardiacas o hepáticas, y después pueden crear órganos.

“El conocer exactamente todo este proceso podría ser de ayuda para muchas personas”, pero “lo que sabemos es todavía muy embrionario”, advirtió.

Izpisúa destacó que en el futuro se podrán aplicar células madre para paliar determinadas enfermedades, pero mostró su rechazo ante la posibilidad de que estos experimentos se realicen actualmente en humanos.

“Implantar este tipo de células en un enfermo le puede provocar cáncer” porque “no sabemos cómo actuan una vez introducidas en el cuerpo humano”, advirtió. “Pueden proliferar de forma descontrolada y provocar tumores”, precisó.

“Hay muchos puntos y programas de investigación que debemos impulsar antes de aplicar esta posibilidad terapéutica al paciente”, aunque “no por ello tenemos que dejar de trabajar” para “avanzar de manera sólida, pero controlada”, según este investigador.

Ante un auditorio formado mayoritariamente por especialistas dedicados a la medicina estética, el director del Instituto Salk de California destacó la posible aportación del denominado gen de la telomerasa, presente en las células madre, a la hora de frenar el envejecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *