Los expertos aconsejan eliminar una especie de anátida exótica para preservar la autóctona malvasía cabeciblanca

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La malvasía cabeciblanca, una de las anátidas más amenazadas de Europa Occidental, y que en España ha conseguido empezar a recuperarse tras estar al borde de la extinción en los años setenta, sufre ahora el peligro de desaparecer por hibridación con una variedad iberoamericana en expansión –la malvasía canela– introducida en Europa en los años 40.

Par hacer frente a la situación, expertos ornitólogos han diseñado una estrategia de conservación que prevé “hacer un esfuerzo para eliminar todos los ejemplares puros de malvasia canela o híbridos”, y potenciar la prohibición de la comercialización y tráfico de la especie autóctona.

También se pide avanzar en la eliminación de carpas –una especie de pez perjudicial para la malvasía– en lagunas donde esté presente esta anátida, y también de tortugas acuáticas alóctonas en esas mismas lagunas, junto al control de perros asilvestrados, y reducir en lo posible el cangrejo americano, también perjudicial para la preservación de la malvasía cabeciblanca. Contempla también que la eliminación de la variedad canela en los países del norte de Europa podría acabar resolviendo el problema en España, puesto que se trata de una especie migratoria.

La estrategia, que hoy se debate en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente de Santander, recomienda la cría en cautividad para mantener en todo caso un número suficiente de ejemplares de malvasía cabeciblanca que garantice la pureza y diversidad genética de la especie por si en un futuro fuera necesario, y además pide crear nuevas áreas de reproducción.

La malvasía cabeciblanca cuenta con dos poblaciones en el mundo, una migradora que inverna en el suroeste de Asia y se reproduce en el norte de Asia, y otra población sedentaria, dividida en una oriental en Asia Menor, y otra occidental en España y Magreb.

En ultimos años, en Europa solo ha crecido en número en España, pasando de 22 ejemplares en 1977 a 2.600 en la actualidad, y con su santuario principal en las marismas del Guadalquivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *