San Segundo despide al buque “Cornide de Saavedra”, cuya partida se ha tenido que posponer a mañana por el temporal

La ministra señala que el Gobierno apoyará las investigaciones oceonográficas con un plan de grandes instalaciones científicas SANTANDER, 26 (EUROPA PRESS)

La ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, despidió hoy al buque “Cornide de Saavedra”, cuya partida desde Santander para iniciar una nueva campaña de investigación oceonográfica ha tenido que ser pospuesta como consecuencia de las malas condiciones meteorológicas. Ante los medios, San Segundo afirmó que “en los próximos años” el Gobierno central apoyará este tipo de trabajos con la puesta en marcha de “un plan de grandes instalaciones científicas”.

La ministra llegó al Puerto de Santander, donde se halla amarrado el “Cornide de Saavedra”, con unos minutos de retaso, pasadas las 11.00 horas de esta mañana.

Allí fue recibida por la consejera de Educación de Cantabria, Rosa Eva Díaz Tezanos y el delegado del Gobierno en la región, Agustín Ibáñez, así como por la tripulación de la embarcación y un grupo de 24 oceanógrafas. San Segundo visitó el buque y, a continuación, el Centro Oceanográfico de Santander.

San Segundo elogió el trabajo de los investigadores oceanógrafos y, en este sentido, se refirió especialmente a la labor desempeñada por las mujeres. Apuntó que en los próximos años España, “al igual que el resto de los países europeos”, piensa “apoyar” la presencia de investigadoras femeninas en todos los campos.

Respecto a la posibilidad de que se incrementen los recursos destinados al estudio del medio marino, San Segundo se mostró partidaria de “analizar a medio plazo cuál es la situación en todas las áreas de investigación”, si bien recalcó que el Ministerio “es muy consciente” de que España ha alcanzado una “posición destacada”, a sus ojos “entre los 10 primeros países del mundo”, en investigaciones de Ciencias del Mar.

Por tanto, señaló que los trabajos en este campo “reciben apoyo” tanto del Ministerio, como de las comunidades autónomas “que tienen un especial interés en investigaciones relativas al mar”, dijo. En concreto, recalcó que “en los próximos años” el Gobierno central pondrá en marcha “un plan de grandes instalaciones científicas”, y puso como ejemplo el buque “Hespérides”.

VALIDACIÓN DE SISTEMAS

Por su parte, la cántabra, Alicia Lavín, jefa de la campaña que comienza el “Cornide de Saavedra”, especificó que se trata de una investigación hidrológica que pretende estudiar las condiciones de temperatura y dinamismo de las masas de agua en la zona del Cantábrico y Finisterre.

De este modo, durante 8 días, el equipo del “Cornide de Saavedra”, cuya partida, prevista para hoy, se ha tenido que posponer a mañana por la ventisca de nieve que ha estado cayendo hoy en la bahía de Santander, realizarán mediciones y recolectarán datos con el fin de “contrastarlos” e “intentar validar” los modelos actuales de descripción de los oceános, comentó Lavín.

La investigadora cántabra se refirió a las condiciones meteorológicas adversas de estos días y aclaró que la embarcación debe esperar a que amaine el viento para iniciar su trabajo pues “este temporal podría arrastar los aparatos costa adentro y el material se perdería”.

ANTÁRTIDA: EL MEJOR LUGAR

Finalmente, Josefina Castellvi, la primera investigadora española que vivió en la Antártida y que estuvo presente en la visita de la ministra al Instituto Oceonográfico de Santander, enfatizó, al ser preguntada por los periodistas, que este continente “es el mejor lugar en que me ha tocado vivir en la vida”.

En relación con esta idea, Castellvi, quien ha participado en 8 expediciones a la Antártida y fue una de las fundadoras de la base española Juan Carlos I en este continente, aseguró que “las experiencias allí son inolvidables” y que, en su caso, “aún vivo inmersa en esas vivencias”.

Esta investigadora, quien subrayó la importancia del “papel de la Antártida” en el estudio de los cambios climáticos y de los oceános, mostró su satisfacción por “lo mucho que han cambiado las cosas” en Oceonografía desde que inició su carrera en los años 60. “Entonces a las mujeres se nos prohibían muchas cosas, como subir a los buques”, afirmó Castellvi, quien irñonicamente, aludió a “un viaje que hicimos en Barcelona otra investigadora y yo, y en la que toda la tripulación de hombres se mareó menos nosotras, que tuvimos que recoger las muestras de todo el equipo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *