La destrucción de células nerviosas del páncreas podría estar implicada en la aparición de la diabetes tipo 1

BADALONA (BARCELONA), 11 (EUROPA PRESS)

Los linfocitos B -un tipo de glóbulos blancos responsable de proteger el organismo de infecciones- pueden estar implicados en la destrucción de las células del sistema nervioso presentes en el páncreas, lo que que favorecería la aparición de diabetes tipo 1.

Ésta es la conclusión de un estudio realizado por investigadores del Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud Germans Trias i Pujol (Badalona) con ratones. La investigación aparece publicada en el número de enero de la revista norteamericana “Diabetes”.

Los investigadores han aislado linfocitos B presentes en los islotes pancreáticos, responsables de la producción de insulina, y han comprobado que la mayoría actuaba contra los elementos del sistema nervioso presentes en los islotes antes de desencadenarse clínicamente la diabetes.

Los autores del estudio aseguraron hoy que “la afectación del sistema nervioso pancreático podría preceder, pues, el ataque de las células beta productoras de insulina”. La investigación fue realizada con ratones propensos a desarrollar diabetes.

El proceso descrito en el estudio “confirmaría el resultado de otras investigaciones recientes sobre la respuesta inmunitaria contra el sistema nervioso pancreático previa a la aparición de la diabetes, pero ésta es la primera vez que aparecen implicados los linfocitos B”.

Según el responsable del estudio, Joan Verdaguer, “el mecanismo descrito podría ayudar en un futuro a desarrollar marcadores de pronóstico de la enfermedad para poder abordarla antes de que aparezcan los primeros síntomas”.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmunitaria o de autoagresión, es decir, producida porque las defensas del cuerpo atacan a las células responsables de fabricar insulina.

Actualmente la padecen unos 40 millones de personas en todo el mundo, la mayoría niños o jóvenes. De momento no se conocen las causas exactas, aunque su aparición responde a una combinación compleja de factores genéticos y ambientales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *