Estación Biológica de Doñana denuncia que el río Guadiamar sigue con contaminantes de la balsa de Aznalcóllar

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

La Estación Biológica de Doñana denunció hoy que el río Agrio, que bordea la balsa minera de Aznalcóllar (Sevilla) cuya rotura en 1998 ocasionó graves consecuencias medioambientales, sigue aportando elementos contaminantes de aquel vertido al río Guadiamar.

Según apuntaron fuentes de la Estación Biológica de Doñana consultadas por Europa Press, “no se puede descartar que sigan existiendo filtraciones de la balsa minera al río Agrio, cuyo cauce está enormemente contaminado y aporta contaminantes al río”.

En este sentido, consideraron “muy significativo” los niveles de contaminación ya que “se pueden medir hasta 17 kilómetros aguas abajo y siguen entrando día a día en la zona norte de la marisma del Guadalquivir”.

Asimismo, criticaron que sus propuesta para solucionar esta situación no haya recibido respuesta por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. “Propusimos que el río Agrio fuera trasladado de sitio, una actuación que a pesar de lo que se pueda pensar, no es difícil”, explicaron.

Así, apuntaron que “incluso actualmente el río Agrio no tiene su trazado original y que además la orografía del terreno es plana y se podría acometer esta actuación sin demasiada inversión”. Por ello, reiteraron nuevamente que se proceda al desvío del curso natural del Agrio para que no se siga contaminado el Guadiamar.

El río Guadiamar es tributario del río Guadalquivir por la margen derecha y alimentador, cuando sus caudales son extraordinarios, de los humedales del parque Nacional de Doñana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *