La candidatura a Patrimonio de la Humanidad de huellas de dinosaurios de 6 CCAA se remite definitivamente a la Unesco

La Rioja se reunirá en enero con el responsable de Patrimonio de la Unesco para conseguir la declaración, que no llegará antes de 2006

LOGROÑO, 16 (EUROPA PRESS)

La documentación definitiva sobre la candidatura a Patrimonio de la Humanidad de huellas de dinosaurios de la Península Ibérica -con rastros de 6 comunidades- se remitió hoy a la Unesco para que este organismo internacional decida si la candidatura que agrupa a las regiones de La Rioja, Castilla-León, Asturias, Aragón, Valencia y Cataluña merece entrar en el grupo de 45 trabajos que se estudiarán para recibir este reconocimiento. Es el penúltimo paso de un largo camino recorrido en los últimos ocho años.

Ese camino, y las sugerencias de la Unesco, han llevado a la candidatura a tener que seleccionar 35 de los 256 yacimientos que en un principio se escogieron como botón de muestra de la riqueza en icnitas que hay en diferentes regiones españolas. De esos 35 emplazamientos, 13 se sitúan en La Rioja que, no en vano, es una de las zonas de España con mayor cantidad de huellas de dinosaurios encontradas y documentadas.

El consejero de Cultura, Luis Alegre, y el director general de este área, Gonzalo Capellán, presentaron la documentación acompañados del director de la Fundación de Patrimonio Paleontológico, Félix Pérez Lorente, con la “ilusión” de que entre en el paquete de las 45 candidaturas que tendrán la posibilidad de ser evaluadas. Es algo que se conocerá hacia el mes de abril de 2005, cuando el comité que se encarga de esta selección lo hará público desde Sudáfrica. La declaración definitiva, en caso de que se consiga, no llegará antes de junio de 2006.

El consejero de Cultura recordó el largo camino que se ha recorrido para dar este “paso de gigante” propio de los dinosaurios, la remisión a la Unesco de toda la documentación, que recoge de forma exhaustiva el proyecto capitaneado por La Rioja desde 1997. Ese año comenzaron los trabajos de documentación con fichas tipo para que la candidatura entrase en la lista indicativa española, que incluye tanto candidaturas de bienes culturales como patrimoniales y naturales. Es en este último apartado en el que se ubica la candidatura de las huellas.

Entre 1997 y 2003, se celebraron múltiples reuniones en decenas de municipios y ciudades -en 1998 se creó un equipo formado por representantes de las seis comunidades-, y se fueron recopilando datos y documentación técnica y administrativa acerca del proyecto. Una “fecha clave” se dio el 30 de octubre de 2003, cuando se decidió que las Icnitas de la Península Ibérica serían la candidatura de España a Patrimonio de la Humanidad. Así comenzaba la tramitación internacional del proyecto.

Eso abrió el camino para que en febrero de este año se pudiera remitir a la Unesco un expediente inicial, un avance gracias al cual pudo tomar contacto con las huellas de los animales que poblaron el planeta hace millones de años. La Unesco no hizo observaciones científicas o técnicas, algo muy importante, pero sí realizó algunas sugerencias para las fichas descriptivas, cuya escala hacía difícil una visualización clara. Además, pedía que se redujera el número de yacimientos que se enviaron como muestra, de los 256 remitidos en un principio a los 35 que finalmente analizará.

El consejero explicó que de esos 35 enclaves, 13 están en La Rioja, que es una de las comunidades “más representativa”. Están ubicados en Muro de Cameros; Soto de Cameros; Hornillos de Cameros; Munilla; Enciso; Cornago; Igea y Cervera del Río Alhama. El resto están en Asturias (4 yacimientos); Castilla y León (9); Aragón (otros 4 yacimientos); Cataluña (4 más) y la Comunidad Valenciana (con uno).

Ahora, después de “este paso de gigante”, desde La Rioja se hace “una petición a los Reyes Magos”, que la “fortuna acompañe a la candidatura” y la Unesco la incluya al menos entre las 45 con el suficiente valor para ser estudiadas a fondo. Para afianzar el terreno, el director general de Cultura y el director de la Fundación Patrimonio Paleontológico viajarán en enero a París para reunirse con el presidente del Comité Mundial de Patrimonio de la Unesco, Francesco Bandori, al que transmitirán el trabajo y la ilusión que se ha puesto en el proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *