Corea.- Una paralítica logra andar tras implantarle en la espina dorsal células madre de sangre de cordón umbilical

SEUL (COREA DEL SUR), 29 (EUROPA PRESS)

Una mujer surcoreana paralítica desde hace veinte años ha podido volver a andar de nuevo tras ser sometida a una reparación de su espina dorsal mediante células madre derivadas de sangre de cordón umbilical.

Hwang Mi-soon, de 37 años, quedó postrada en su cama a consecuencia de los daños que sufrió en un accidente. La pasada semana ella volvió a andar con la ayuda de uan estructura especial con ocasión de una conferencia de prensa donde los científicos surocoreanos anunciaron los resultados de su terapia basada en células madre.

Estos científicos asesguraron que se trata del primer caso publicado en el mundo en el que un paciente con daños en la espina dorsal ha sido tratado con éxito con células madre procedentes de sangre de cordón umbilical. Este podría representar un paso para superar la disputa ética sobre el controvertido uso en investigación de células madre embrionarias.

“Vislumbramos una línea de plata sobre el horizonte”, declaró Song Chang-hoon, uno de los integrantes del equipo de investigación y profesor en la escuela médica de la Universidad Chosun, ubicada en la ciudad de Kwangju. “Estamos sorprendidos de la rápida mejoría de la paciente”, añadió.

Bajo las luces de los focos y las cámaras de televisión, la señora Hwang se puso en pie de su silla de ruedas y dió pequeños paos hacia adelante y hacia atrás con la ayuda de una estructura. “Esto es un milagro para mí”, dijo. “Nunca soñé que volvería a andar de nuevo”, agregó.

La investigación ha mostrado que las células madre pueden desarrollarse reemplazando a las células dañadas en órganos o partes del cuerpo. Las denominadas células madre “multipotentes” –aquellas que se encuentran en la sangre del cordón umbilical– son cpaces de formar un número limitado de tipos de células especializadas, al contrario de las más versátiles células “indiferenciadas” que derivan de los embriones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *