Técnicos alemanes colocan la nueva antena de misiones interplanetarias en la estación espacial de Cebreros (Ávila)

AVILA, 24 (EUROPA PRESS)

Técnicos alemanes procedieron hoy a la colocación de la antena de la estación aeroespacial de la localidad abulense de Cebreros, desde donde se comunicará a partir del próximo año con la próxima generación de naves interplanetarias y se realizará un seguimiento de los planetas más cercanos a La Tierra.

La antena de espacio profundo de Cebreros es una “enorme parábola” de 35 metros de diámetro, aproximadamente 40 metros de altura y de un peso de 630 toneladas, según fuentes de la Agencia Espacial Europea, quien ha firmado con el Gobierno Central el arrendamiento de esta estación abulense por una duración de 75 años.

Después de que ayer por la tarde terminara de instalarse la grúa de tres brazos necesaria para este trabajo, los operarios alemanes procedieron esta mañana a la colocación de la antena, que requiere una gran precisión en su ajuste para su inmovilización, puesto que “trabajará a las frecuencias más altas usadas nunca para el seguimiento de satélites científicos”.

La estación cebrereña, en la que se han invertido 30 millones de euros, se estrenará según las previsiones de la Agencia Espacial Europea con la misión Venus Express, a finales de 2005, a la que le seguirán dos años más tarde Smart-2 y posiblemente los telescopios Herschel y Planck, que estarán cuatro veces más lejos que la Luna, así como la misión a Mercurio, para dar paso en el 2012 al seguimiento de Bepi Colombo.

Esta antena, cuya instalación podrá estar concluida esta tarde, servirá de apoyo a las estaciones espaciales madrileñas de Villafranca del Castillo y Robledo de Chavela, dada su proximidad y aprovechando la antigua estación de la NASA en el municipio abulense de Cebreros.

Una vez remodelada la estación contará con cinco edificios, constituidos por las únicas construcciones de la antigua estación que han quedado en pie, más la antena, cuyo pilar, de 20 metros de profundidad en el subsuelo de granito, consta de una estructura que “debe garantizar que la antena se mueve menos de un segundo de arco con vientos de hasta 60 kilómetros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *