Juan Luis Arsuaga escribe su particular guía de viaje de la Sierra de Atapuerca

El autor confesó sentirse “como un naturalista del siglo XVIII” y aseguró que le gusta “recuperar el espíritu de la Ilustración”

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Juan Luis Arsuaga presentó hoy su particular guía de viajes por la Sierra de Atapuerca, un libro para el que ha contado con las ilustraciones del artista Fernando Fueyo y con la participación de sus colaboradores Alfonso Esquivel y Milagros Algaba.

“El mundo de Atapuerca” es el título de esta obra, editada por Plaza & Janés, donde el paleontólogo realiza un recorrido por esta zona en la que trabaja con la intención de “abrir los ojos de los visitantes”, explicó.

La obra no sólo realiza una incursión en el popular yacimiento de Atapuerca sino que explora el entorno de esta sierra, actualmente “amenazada”, que no es más que una “elevación pequeña, una montaña humilde pero por la cual ha pasado toda nuestra historia”, dijo Arsuaga.

El autor recordó que la Sierra de Atapuerca está rodeada por tres ríos: Arlanzón, Pico y Vena y que recorrerla supone tener la ocasión de “experimentar” y de comprobar la “belleza y autenticidad de este lugar hecho para ser explorado”, añadió. La intención de la obra es, sobre todo, que el libro no se convierta dentro de unos años en testimonio de lo que era esta zona a día de hoy.

LIBRO DE SENSACIONES

Esta guía, a la que Juan Luis Arsuaga calificó como un “libro de sensaciones” va explorando así el paisaje y la información que éste proporciona. Lo primero que se analiza es el relieve, cómo se formó geológicamente, y a ello se superponen las explicaciones sobre la ecología, los yacimientos y las transformaciones del paisaje con la agricultura y la ganadería. También se narra cómo aparecieron personajes del tiempo de la romanización y del Camino de Santiago y, finalmente, la construcción del ferrocarril que abrió la trinchera donde se encuentran algunos de los más importantes yacimientos.

Todo ello con un lenguaje cercano al lector, al individuo de la calle. Esta es una prioridad para Arsuaga, quien dijo sentirse “orgulloso” de no haber escrito dos libros iguales y de haber logrado transmitir conocimientos científicos “con sencillez”. “El castellano es tan rico que tiene denominaciones populares y técnicas o científicas para una misma cosa. Lo ideal sería que los lectores se hicieran bilingúes de estas dos formas”, señaló.

Asimismo, el autor de “El mundo de Atapuerca” confesó sentirse “como un naturalista del siglo XVIII” y aseguró que lo que realmente le gusta es “recuperar el espíritu de la Ilustración”. La Paleontología no es, en su opinión, “la casa de los muertos” sino que es una ciencia “interesada en lo que está vivo y en cómo el pasado ha influido en el presente”.

Para Fernando Fueyo, ilustrar este libro supuso adentrarse el pasado mes de enero en una zona absolutamente desconocida para él hasta entonces. “Tuve la suerte de llegar a la Sierra de Atapuerca y encontrarme con unas luces muy especiales que decidí plasmar para la portada del libro”. El artista confesó haber hecho un “viaje emotivo y sentimental” y haber intentado “refrescar” con sus dibujos la imagen de esta zona para los visitantes.

GRANDES SORPRESAS

Respecto a los recientes descubrimientos paleontológicos del denominado Pau (Cataluña), y del Hombre de las Flores (Indonesia), Arsuaga afirmó que se trata de importantísimos hallazgos. Matizó, sin embargo que Pau era un gran simio que no estaba directamente relacionado con la evolución humana mientras que el Hombre de las Flores sí lo está.

En este sentido manifestó la “profunda nostalgia” que sienten muchos paleontólogos como él de aquellos tiempos pasados en que era posible explorar. “Entonces uno era viajero y no turista. Estos descubrimientos demuestran que todavía es posible realizar nuevos hallazgos y sorprendernos. Pero estamos apurando los últimos momentos de la exploración de la tierra. Estas investigaciones nos ayudan a descubrir cuál es nuestro sitio”, concluyó Arsuaga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *