La ONU posterga la redacción de un tratado internacional sobre clonación de embriones humanos

NUEVA YORK, 20 (EUROPA PRESS)

La ONU decidió ayer postergar la redacción de un tratado internacional sobre clonación de embriones humanos, lo que algunos han interpretado como un revés para el Gobierno estadounidense de George W Bush.

Estados Unidos apoyaba un borrador redactado por Costa Rica que pide la prohibición de todo tipo de clonación humana. Sin embargo, la mayoría de los países miembros de la ONU acordaron postergar la aprobación de una resolución sobre el tema con objeto de tener más tiempo para debatir los posibles beneficios de la clonación para investigaciones médicas.

Activistas a favor de la clonación estimaron que la decisión significaba una victoria para su causa, informó la BBC. “Esto es un resultado muy bueno”, declaró Bernard Siegel, director del Instituto de Política Genética (Genetics Policy Instiutute), que aboga por el uso de embriones humanos en investigación médica.

Los delegados ante el comité legal de la Asamblea General, que analiza estos temas, decidieron no votar por dos mociones contrarias a última hora del jueves, cuando era evidente que ninguna de las partes tenía el apoyo suficiente.

Después de la reunión que había sido convocada inicialmente para decidir sobre las propuestas, la comisión decidió crear un grupo de trabajo que se dedicará exclusivamente a negociar una resolución de consenso.

Con esta decisión, se evitó una votación dividida sobre los dos borradores que habían sido presentados ante el comité legal, donde están representados los 191 miembros de la organización.

El primer borrador, redactado por Costa Rica, y que contaba con el apoyo de Estados Unidos y otros 60 países, solicita que se elabore “urgentemente” una convención que prohíba todo tipo de clonación humana. Entre los países que apoyaban esta posición figuran Chile, Honduras, Nicaragua y Panamá.

El segundo borrador, redactado por Bélgica y respaldado por más de 20 países, reclama una convención que prohíba la clonación humana con fines reproductivos, pero que permita la investigación en dicho área con propósitos terapéuticos. Este texto establece que cuando se trata de investigar remedios para enfermedades como el Alzheimer o el Párkinson, los Estados que ratifiquen la convención pueden escoger entre tres opciones.

Según este borrador, los países podrían decidir por sí mismos si prohibir la clonación con esos fines médicos, declarar una moratoria o regular el asunto en sus legislaciones nacionales, lo que implica el establecimiento de controles “estrictos”. Este proyecto de resolución estuvo apoyado por Reino Unido, China, Japón, Corea del Sur y Singapur, entre otros.

En vez de votar por estos dos proyectos, los miembros de la ONU decidieron que se discuta el lenguaje de una declaración, un mecanismo mucho más débil, sobre la clonación durante los próximos tres meses.

“Existe tal grado de división entre la comunidad internacional que ningún tratado podría llegar a ser aprobado, por lo que la idea de la declaración es encontrar un lenguaje general con el que todos podamos vivir”, expresó el diplomático belga Marc Pecsteen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *