En los últimos 20 años se extinguieron al menos 15 especies y otras 12 sobreviven sólo en cautividad

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

En los últimos 20 años se han extinguido al menos 15 especies y otras 12 sobreviven sólo en cautividad, según un estudio de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) que acompaña a la Lista Roja de Especies Amenazadas que cada año confecciona este organismo. Los resultados de la investigación se hicieron públicos durante un congreso mundial sobre conservación natural.

Los científicos señalan que la extinción puede ser mayor ya que este tipo de análisis utiliza métodos aproximativos. En la lista se encuentran 15.589 especies consideradas en peligro de extinción (7.266 especies de animales y 8.323 clases de plantas y líquenes). Estos datos representan un incremento de 3.300 especies desde el pasado año.

El aumento en las cifras resulta de la combinación entre aquellas especies que se consideran por primera vez en peligro y aquellas otras que han sufrido una reevaluación con respecto al año anterior.

Según el estudio, uno de cada tres anfibios (el 32 por ciento) y casi la mitad (el 42 por ciento) de tortugas y galápagos se encuentran en peligro de desaparecer como especie. También se encuentran en esta situación una de cada ocho aves (12 por ciento) y uno de cada cuatro mamíferos (23 por ciento).

Los datos del estudio revelan que el número de especies amenazadas está aumentando en la mayoría de los grandes grupos taxonómicos y que el peligro para las especies continentales está ahora al mismo nivel que para aquellas que habitan en las islas, que eran consideradas ecosistemas más frágiles.

Las tasas de extinción actuales son al menos de 100 a 1.000 veces superiores que las consideradas propias de la naturaleza, según los expertos. Para Russell A. Mittermeier, uno de los responsables del UICN, “este estudio debe servir como una llamada de alerta para acciones inmediatas que prevengan la pérdida de un mayor número de especies”.

Según Mittermeier no se puede pensar que las acciones que se emprendan conseguirán prevenir automáticamente las extinciones. “Necesitamos desarrollar esfuerzos dirigidos específicamente a aquellos animales y plantas que se encuentran en serio peligro; y debemos además ocuparnos primero de las áreas donde se concentra el mayor número de estas especies”, concluye Mittermeier.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *