Un total de 16 países deciden frenar los daños a cetáceos por la “contaminación de ruidos” en el mar

PALMA DE MALLORCA, 12 (EUROPA PRESS)

Los delegados de 16 países presentes en Palma durante la reunión de ACCOBAMS han concluido que la “contaminación sonora” perjudica “gravemente” a los cetáceos, puesto que pone en peligro su capacidad de reproducirse y de sobrevivir, y advierten de la necesidad de tomar las medidas oportunas para frenar estos daños.

Estos delegados de ACCOMABS (Acuerdo sobre Programa del Medio Ambiente de Naciones Unidas sobre la Conservación de Cetáceos del Mar Negro, Mediterráneo y Zona Atlántica Contigua) han adoptado una resolución en la que se insta a estos países, entre ellos España, a “evitar el ruido dañino producido por el hombre tanto en los hábitats de las especies vulnerables como en las áreas en las que pueden concentrarse mamíferos marinos y otras especies amenazadas”.

El director del Fondo Internacional para la Protección de Animales y su Hábitat (IFAW), Lesley O”Donnell, señaló que este acuerdo es un “importante paso” en la lucha contra la contaminación acústica de los océanos, al igual que la decisión adoptada la semana pasada por el ministro de Defensa, José Bono, que anunció una moratoria sobre el uso militar de sonares de alta intensida en aguas cercanas a Canarias, después de conocer la preocupación generada por las muertes masivas de zifios (ballenas picudas) en las costas españolas.

El abogado de NRDC, otra ONG participante en el foro celebrado en Palma, destacó el “creciente consenso internacional” que está habiendo sobre este tema. “Es absolutamente necesario controlar el ruido submarino, porque esta forma de contaminación está matando y dañando ballenas y delfines en todos los océanos”, comentó.

La resolución aprobada por ACCOBAMS, cuya reunión termina hoy, destaca la necesidad de investigar todos estos asuntos tanto a escala nacional como internacional, así como fomentar el desarrollo de otras tecnologías alternativas, que permitan el uso de los mejores sistemas de control y disminuya los daños.

Asimismo, el Comité Científico de ACCOBAMS deberá desarrollar un conjunto de directrices sobre las actividades acústicas potencialmente dañinas para los cetáceos en el área del Acuerdo, es decir, en el Mar Negro y en el Mediterráneo.

Según explicaron ambas ONG”s, el sonido es de “crucial importancia para las ballenas, delfines, marsopas y otras especies marinas, ya que les permite navegas, comunicarse y encontrar alimentos. “En los cetáceso, cualquier alteración de su habilidad para transmitir o reconocer sonidos puede poner en peligro su capacidad de reproducirse y sobrevivir”, señalan.

Así, destacan que actualmente existen pruebas científicas que demuestran que la contaminación acústica procedente de diversas fuentes (como el ruido producido por la navegación, las obras de construcción y drenaje o los sonares militares de alta intensidad), puede trastornas, lesionar y hasta matar ballenas y otro tipo de seres marinos.

En este sentido, recuerdan que en 1996, en Grecia, murieron doce ballenas picudas a consecuencia de un solo ejercicio militar. En Canarias, desde 1985, se ha registrado por lo menos siete casos de ballenas varadas y muertas con relación al uso de sonares militares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *