Un tataranieto de Darwin pide en Bilbao “más ayuda internacional” para la conservación de las Islas Galápagos

BILBAO, 11 (EUROPA PRESS)

Randal Keynes, tataranieto del científico británico y padre de la “teoría de la evolución” Charles Darwin, pidió hoy en Bilbao “más ayuda internacional” para el mantenimiento del ecosistema natural de las Islas Galápagos.

Keynes, invitado por la Fundación BBVA, acudió hoy a la capital vizcaína donde pronunciará, esta tarde, una conferencia acerca de la llegada de Darwin a este paraje en el año 1835, lo que allí encontró y el estado actual de la biodiversidad en el archipiélago.

A juicio de Keynes, la conservación de la riqueza natural de las Galápagos pasa por la aplicación de “perspectivas integrales” que permitan conciliar los intereses económicos y ecológicos de la zona mediante la “negociación”.

En este sentido, el pariente de Darwin calificó como principales problemas de las Islas los que provienen de la mano humana, como la pesca industrial y la actividad turística, aunque también resaltó que hay amenazas naturales, como el incremento de plantas invasivas.

“Es necesaria una mayor ayuda internacional. Aunque las islas pertenecen a Ecuador, el gobierno de este país tiene otros intereses que, lógicamente, son más importantes, como el hambre o la educación”, agregó Keynes.

CORRECAMINOS

Asimismo, Keynes destacó que, en la actualidad, las Galápagos permanecen “exactamente igual” que cuando Darwin arribó a las islas en 1835 a bordo de la mítica embarcación “HMS Beagle”. “Se pueden hacer los mismos recorridos que el realizó”, dijo.

“El 98 por ciento de la biodiversidad de las Galápagos está intacta”, señaló Keynes, que calificó como “esencial” para las investigaciones del científico británico el descubrimiento y comparación de distintas especies de “correcaminos”.

“Se trata de un pájaro que existía en el continente sudaméricano. Cuando Darwin llegó a las islas, descubrió que había tres especies nuevas de ese pájaro. Esas investigaciones fueron esenciales para formular la teoría de la evolución”.

De igual manera, Keynes subrayó que “Darwin se sentiría muy agradecido” a los esfuerzos por mantener el ecosistema y destacó que, durante su estancia, aprendió algo de castellano. “Le gustaba decir a sus ayudantes frases como “Vámonos, pues””.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *