Una antigua capilla de una iglesia anexa a la UPC albergará el “superordenador” desde enero

BARCELONA, 7 (EUROPA PRESS)

El “Mare Nostrum”, el superordenador más potente de Europa y cuarto del mundo, se ubicará en la antigua capilla de la Torre Girona de una iglesia datada en 1920 y anexa al rectorado de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Gracias a este nuevo supercomputador, capaz de realizar 40 billones de operaciones por segundo, Barcelona será sede del Centro Nacional de Supercomputación.

La máquina, de unos 160 metros cuadrados, se encuentra ahora en el centro técnico de IBM en Madrid sometiéndose a una serie de pruebas y se prevé que el traslado a Barcelona se lleve a cabo el próximo 19 de noviembre, según informó hoy el investigador del departamento de Arquitectura de Computadores y del Centro Europeo de Paralelismo de Barcelona (CEPBA), Mateo Valero, quien dirigirá el Centro Nacional de Supercomputación.

Valero dirigió hoy una visita por las instalaciones a la que asistieron el conseller de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información de la Generalitat, Carles Solá; el rector de la UPC, Josep Ferrer Llop, y los responsables de la renovación arquitectónica.

La universidad utilizaba hasta ahora la capilla como pequeño auditorio. Desde julio, se han realizado las labores de reconstrucción, prácticamente finalizadas para iniciar el montaje del superordenador, que prevé su pleno funcionamiento el 1 de enero.

La máquina estará ubicada en un cubo de vidrio de 9x18x5 metros, lo que permitirá su visión desde el exterior. Para ello, se han utilizado 19 toneladas de vidrio y 26 toneladas de hierro. Un circuito de tuberías hará circular agua refrigerada por diez máquinas, situadas en los laterales del cubo. Así, se permitirá mantener una temperatura de entre 25 centígrados y un 50% de humedad en el área de trabajo, refrigerando la calor que desprende la máquina.

En la zona exterior a la iglesia se ubicará en un espacio soterrado los aparatos refrigeradores y los transformadores de energía. Por otra parte, en un lateral de la capilla se instalarán los cuadros de control eléctrico, sistemas de detección y extinción de incendios, sistemas de alimentación ininterrumpida y puntos de conexión a la red de comunicaciones científicas.

“Mare Nostrum”, construido por IBM y con un presupuesto de unos 70 millones de euros, está financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia, la Generalitat y la UPC. La máquina está compuesta por 4.564 procesadores, que estarán conectados en red. Precisamente, según explicó Valero, esta característica es la que convierte en este superordenador en una de las infraestructuras científicas más potentes.

Valero indicó que las instalaciones ahora existentes ya alcanzan una potencia de cálculo “elevadísima”, pero la particularidad de la instalación recae en la “interconexión” entre los procesadores, que permitirán trabajar de forma paralela sobre una misma aplicación.

Las áreas potenciales para el “Mare Nastrum” son, entre otras, las ciencias de la vida, la aeronáutica, el medio ambiente, la metereología, la producción y distribución de la energía, la nanotecnología y la química y la física computacional.

COMITE DE EXPERTOS.

Valero aseguró que se han recibido “muchas propuestas” por parte de empresas y grupos de investigación para utilizar el superordenador, que serán evaluadas por un comité de expertos que todavía no está constituido pero que Valero confió en que se forme próximamente.

Para Valero, este Centro de Supercomputación busca “crear puestos de trabajo” para investigadores y “atraer a empresas para lograr crear investigación puntera”. En esta línea, confió en que “investigadores de élite europeos puedan venir a trabajar con españoles” en este centro.

El rector de la UPC recordó que la idea de albergar el superordenador nació “hace menos de un año” y en este corto margen de tiempo “se ha podido llegar a un acuerdo” entre todas las instituciones participantes y “adaptar un espacio”, por lo que calificó la situación de “milagro”.

En cuanto a la especial ubicación del superordenador que incluye la tecnología más puntera en una antigua capilla, Ferrer Llop confió en que escritores y literatos puedan utilizar esta ubicación como inspiración para futuras novelas. De hecho, aseguró que más de un Premio Nobel, se lo ha comentado ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *