Ciencia.- Una práctica de meditación tibetana puede reducir las emociones negativas y la ansiedad

WASHINGTON, 6 (EUROPA PRESS)

Una práctica milenaria de meditación provoca modificaciones físicas en el cerebro y puede reducir las emociones negativas y la ansiedad, según un estudio de la Universidad de Wisconsin (norte de Estados Unidos) que se publicará el próximo lunes en los anales de la Academia Nacional de Ciencias estadounidense.

El equipo de científicos comparó un grupo de diez estudiantes voluntarios recién iniciados en prácticas de meditación, con edades que rondaban la veintena, con monjes formados en las tradiciones tibetanas con más de 10.000 a 50.000 horas de práctica en este ejercicio espiritual y cuya media de edad se situaba en 45 años.

Cuando los grupos practicaban una meditación que busca crear un estado “de compasión y de amor al prójimo”, los investigadores constataron con electroencefalogramas “un aumento muy fuerte de las ondas de alta frecuencia gamma” en los monjes budistas, mientras que la variación fue muy modesta entre los estudiantes.

Estas ondas están relacionadas con una actividad mental intensa. En los monjes, esta actividad era en todas las pruebas más intensa que en los iniciados a la meditación. Además, los científicos observaron el cerebro de los sujetos con un sistema de imagen por resonancia magnética que también mostró una actividad netamente mayor que en los estudiantes.

Los monjes tenían una mayor actividad en la parte prefrontal izquierda de la corteza cerebral, sede de las emociones positivas, y ahogaban así la actividad de la parte derecha de la corteza, centro de las emociones negativas y de la ansiedad.

Los resultados del estudio dejan entender que el cerebro, como el resto del cuerpo, podría modificarse fisiológicamente como el ejercicio físico aumenta el volumen muscular, según los científicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *