Expertos en células madre en Valencia estudiarán embriones con defecto genético para tratar enfermedades neuromusculares

VALENCIA, 05 (EUROPA PRESS)

Expertos en la investigación de células madre de la Comunidad Valenciana crearán, para poder conocer las enfermedades neuromusculares, líneas de células madres embrionarias específicas con defecto genético para tratar de “reversibilizarlos” y poder tratar así la enfermedad desde el paciente lo que supondría un “modelo de estudio perfecto”, según explicó hoy el director del Centro Superior de Alta Tecnología Científica de la Comunidad, Carlos Simón.

Simón hizo estas declaraciones durante la presentación del XXI Congreso Nacional sobre enfermedades Neuromusculares que organiza la asociación valenciana de afectados por esta enfermedad (ASEM) con el objetivo de debatir las últimas novedades en este campo y que se celebrará el 12 y el 13 de este mes en Valencia. Al acto también asistieron el catedrático en Biología Celular de la Universidad de Valencia, José María García Verdugo, y la neuróloga del Hospital La Fe, Teresa Sevilla.

Asimismo, aseguró que el primer proyecto que pondrán en marcha una vez que se apruebe Ley de Investigación Biomédica que regulará este tipo de investigaciones, será la derivación de células madre desde embriones con defectos genéticos para poder trabajar con ellas lo que permitiría “ver qué diálogo utilizan las células que producen esa malformación”.

Simón explicó que expertos de la Comunidad Valenciana también investigarán las enfermedades neuromusculares desde las líneas de las células madre embrionarias normales, para analizar de qué forma se “pueden reemplazar las células perjudiciales por células sanas que puedan dar lugar al músculo o a las neuronas” y por tanto “ver si puede restablecer la normalidad de los músculos que aún no funcionan y mejorar el estado de los pacientes”.

Explicó que las enfermedades neuromusculares son patologías de carácter hereditario que afectan a la musculatura y al sistema nervioso en las que “existe un defecto génico que hace que un grupo celular específico no se desarrolle bien”, lo que en ocasiones puede ocasionar la muerte del paciente.

Para abordar el estudio de estas enfermedades, señaló, se aplica actualmente la terapia génica que trata de corregir ese gen “defectuoso”, aunque señaló que este estudio “lleva muchos años y no parece que vaya a funcionar”.

Por ello, apostó por el estudio de células con ese déficit específico para poder “reversibilizarlo” y tratar la enfermedad desde el paciente, y por la terapia de reemplazamiento celular, aunque indicó que esta opción “hoy por hoy no ha curado ninguna enfermedad”.

Preguntado por la partida que destinará el Ministerio de Sanidad a la Comunidad Valenciana para apoyar la investigación con células madre, Simón señaló que “el hecho de que el Gobierno central aporte dinero para esta investigación nos congratula”, ya que, apuntó “está bien que se regule el estudio con células madre, que se dé el dinero para ello y se abra esta potencialidad”.

“UN MOMENTO IMPORTANTE”

Por su parte, el catedrático de Biología Celular de la Universitat de Valencia José María García señaló que “es un momento importante para la Comunidad Valenciana”, ya que se está alcanzando una “masa crítica de investigadores importante” que va a ir creciendo puesto que, según dijo, Valencia atraerá “a muchos grupos de investigación de células madre”.

Asimismo, señaló que la investigación en esta línea “acaba de nacer”, por lo que está en una fase “de sílabas, no de palabras” y afirmó que “queda un largo recorrido por delante” para conseguir “mantener un diálogo con estas células”, aunque se mostró esperanzado en poder “entender el idioma de las células madre” en los próximos años.

Las enfermedades neuromusculares, según explicó la neuróloga del Hospital La Fe de Valencia Teresa Sevilla afectan en la Comunidad Valenciana a unas 15 personas por cada 10.000 habitantes, y su aparición puede producirse tanto en el nacimiento, como en la adolescencia o la edad adulta. En este grupo de enfermedades destaca la atrofia espinal, que afecta a una persona de cada 10.000, o la distrofia muscular de Duchenne, que afecta a 1 de cada 3.500 varones recién nacidos.

Sevilla aseguró que en los últimos años “ha habido un avance en la genética aplicada al tratamiento que ha contribuido a modificar el panorama de estas enfermedades” y ha contribuido a un mayor conocimiento de las mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *