Investigadores de la USC estudian los beneficios de la concha de mejillón mezclada con purín en los cultivos

España es el primer productor del bivalvo, cuyo resto podría dejar de ser un residuo y convertirse en recurso

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Escuela Politécnica Superior del Campus de Lugo estudian el efecto que puede tener en el suelo y los cultivos la concha de mejillón mezclada con purín.

Los resultados de este proyecto podrían cambiar la valoración actual de esta materia prima, que pasaría de ser un residuo a un recurso aprovechable.

Además, se trata de un recurso muy abundante, ya que España es el primer productor mundial de concha de mejillón, según informó hoy el Centro de Innovación y Transferencia de Tecnología (Citt) de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

La coordinadora del estudio es la profesora Esperanza Álvarez Rodríguez, del departamento de Edafología y Química Agrícola. Explica que se trata de conocer “las modificaciones producidas en las propiedades del suelo al añadir concha de mejillón triturada mezclada con purín”.

CAMA PARA LAS VACAS

Además, los investigadores aseguran que el uso de triturados de concha de mejillón como cama para el ganado vacuno lechero en los establos resulta más aconsejable que el serrín. Esto se debe a que reduce la presencia de bacterias con potencial patógeno para las glándulas mamarias de los animales.

Por otra parte, la profesora Álvarez señala que uno de los mayores problemas que presentan los suelos gallegos es el exceso de acidez, que limita en gran medida el rendimiento de los cultivos. Para solventar este inconveniente, en Galicia se emplean cantidades importantes de productos correctores.

En la costa se viene aplicando concha de mejillón al suelo desde el siglo XIX. Sin embargo, apenas existen estudios relativos a su influencia sobre las propiedades del mismo.

El equipo de la USC está desarrollando una serie de experimentos con purín y concha de mejillón en dos zonas de vocación ganadera de Galicia, Órdenes e Irixoa, situadas ambas en la provincia de A Coruña. Estudiarán su efecto mediante el seguimiento de una serie de parámetros físicos y químicos del suelo, y también relacionados con la producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *