España se suma a la iniciativa francesa para conseguir una vacuna europea contra el sida en 2011

PARIS, 19 (Del corresponsal de EUROPA PRESS, Javier Gómez Muñoz)

El secretario general de Sanidad, Fernando Lamata, anunció hoy en París que España se suma a la iniciativa francesa de que los países europeos “coordinen sus políticas sanitarias y científicas” contra el SIDA, con el horizonte de la primera vacuna europea contra la pandemia, que podría estar en el mercado en 2011.

A la reunión de hoy asistieron responsables gubernamentales y científicos de Francia, España, Italia, Reino Unido, Alemania, Suecia y Holanda, acompañados por el director de Sanidad de la Comisión europea, el español Octavi Quintana.

Todos ellos concluyeron, según relató Lamata a la prensa española, que es necesaria una “mayor coordinación científica y sanitaria” y un “aumento continuado” de las partidas destindas a investigación, “en cantidad, pero también en continuidad, a largo plazo”. Estas novedades deberían compatibilizarse “con la prevención y educación de salud”, que permitirá evitar nuevos contagios, según el responsable gubernamental, “y un abaratamiento de los tratamientos actuales”.

“Se trata de reforzar esta nueva red de investigadores y de que se compartan experiencias”, añadió el secretario general. Los investigadores europeos harán una porpuesta a la UE antes de final de año sobre sus necesidades de financiación, que la Comisión hará suya y propondrá al resto de países de la Unión.

En el horizonte de este esfuerzo está en desarrollo de una vacuna europea contra el Sida. El ministro de Sanidad galo, Philippe Douste-Blazy, recordó que por ahora no es factible el desarrollo de un medicamento efectivo contra el virus del HIV, pero se trabaja en activos que puedan frenar el desarrollo de la enfermedad. “Si el sida se desarrolla 10 años después de contraído el virus, ¿por qué no podemos pensar en aplazar ese periodo hasta 20 años?”, comentó en rueda de prensa.

El proyecto de vacuna europea contra el Sida está entre la fase 1 y la fase 2. Llegar a la fase 3 de experimentación, la última, consistente en ensayos clínicos a gran escala, tendrá un coste de entre 50 y 150 millones de euros, una financiación que debería llegar de un mayor compromiso de los 25 de la UE.

España es uno de los países más afectados de Europa por esta enfermedad y cuenta con 150.000 enfermos con el VIH. En el mundo, la pandemia acaba con la vida de 3 millones de personas cada año.

El secretario general no concretó el aumento de los fondos destinados por el ministerio de Sanidad a la lucha contra el sida, pero prometió que “el esfuerzo será mayor”, a tenor del aumento presupuestario global de un 9,5% de esta cartera.

Lamata acudió a París acompañado de la secretaria del Plan Nacional contra el Sida, Lourdes Chamorro, y por el profesor Mariano Esteban, en representación del Centro Superior de Investigaciones Científicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *