La Universidad de Granada investiga la elaboración de un jarabe que reduzca los efectos de la quimio y radioterapia

GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)

Un estudio de la Universidad de Granada (UGR) está investigando la elaboración de un jarabe que prolongue los efectos del “ondansetrón”, un compuesto que se utiliza en los post operatorios en cirugía ginecológica y tras tratamientos agresivos como la quimio o la radioterapia para reducir los vómitos y las náuseas en estos pacientes.

Según informó hoy en una nota la UGR, este jarabe “mejoraría la posología de este compuesto y su efecto duraría más tiempo”, ya que, según informó la institución académica, estas propiedades antieméticas “se verían prolongadas en el tiempo” de contrastarse con personas humanas los resultados “que ya se han obtenido en experimentos in vitro en el laboratorio”.

Los investigadores de este estudio, Adolfina Ruiz Martínez y Visitación Gallardo Lara, del Departamento de Farmacia y Tecnología Farmaceútica de la UGR, han trabajado con las denominadas formas de acción modificada. Por el momento, ambos expertos han conseguido la forma líquida, un jarabe con sabor y color propios, “que podría tomarse en menos ocasiones de las indicadas en la posología actual”.

Para llegar a obtener esta forma farmacéutica líquida, “hemos profundizado en la liberación del fármaco, utilizando dispersiones de látex de tamaño ínfimo, micro o nanométricas”, precisó Ruiz, quien destacó que el “ondansetrón” “se pegaría a estas partículas coloidales o se introduciría en ellas, permitiendo que el principio activo se liberara más lentamente en el estómago o el intestino”.

El ondansetron tiene en la actualidad una vida media en el organismo del paciente de unas cuatro horas. Los estudios de la UGR han comprobado que las concentraciones plasmáticas de este compuesto en sangre, eficaces contra los mareos y los vómitos, se mantienen durante este tiempo pero, a partir de ahí, comienzan a bajar, teniendo que volver a tomar el fármaco. No obstante, estas investigaciones pretenden aumentar “esta meseta de tiempo”.

Según la UGR, las ventajas de este jarabe vendrían en una doble vertiente, puesto que, por un lado, el tratamiento “se seguiría mejor al existir menos posibilidades de romperlo con los frecuentes olvidos a la hora de tomar los fármacos, algo especialmente importante para pacientes mayores, crónicos o depresivos”; y, por otro lado, “el que sea un jarabe, en vez de los comprimidos tradicionales en que se comercializa el “ondansetrón”, lo hace más cómodo para los futuros usuarios”.

Esta línea de investigación, conluye la UGR, está aportando en los últimos años “grandes avances” en tecnología de los fármacos. En concreto, el grupo de investigación de Farmacia Práctica que dirige Adolfina Ruiz Martínez ha publicado en los últimos meses un total de cinco artículos en revistas científicas internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *