Sevilla.- Un sevillano inventa un sistema luminoso que obliga al conductor a ponerse el cinturón y evitar las multas

El inventor asegura que es un sistema “barato” y que “salvaría la vida de las personas en un 90 por ciento de los accidentes”

MARCHENA (SEVILLA), 17 (EUROPA PRESS)

El inventor Nicolás Cordón Serrano, de la localidad sevillana de Marchena, ha patentado un sistema luminoso que, instalado en el vehículo, obliga al conductor a ponerse el cinturón de seguridad y evitar, de esta forma, “las multas, las molestias y, sobre todo, la muerte de las personas en los casos de accidentes de tráfico”.

En declaraciones a Europa Press, Serrano explicó que se trata de un “pequeño” sistema situado en el anclaje del cinturón de seguridad, por lo que cuando los ocupantes del automóvil se colocan el cinturón se activa automáticamente un interruptor que provoca el encendido de unos pilotos luminosos en la parte delantera y trasera del vehículo.

Por tanto, precisó que “si los pasajeros no se colocan el cinturón, las luces van apagadas, con lo que los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local podrían detectarlo a larga distancia, a unos 50 metros, sin necesidad de que el vehículo esté cerca del control de vigilancia” y añadió que “aunque los usuarios puedan pensar que es una iniciativa molesta, el objetivo es una apuesta por la vida”, apostilló.

Igualmente, señaló que, con este sistema, “obligo a que las personas utilicen el cinturón de seguridad”, ya que, según subrayó, “si se pusiera en marcha dicha medida, los conductores y ocupantes de los vehículos tendrían miedo a las sanciones, sobre todo, las económicas, y se colocarían el cinturón”.

De esta forma, apostó por que este invento se convirtiera en una medida de seguridad vial, recogido por la ley competente, al igual que ocurre en la actualidad con los chalecos reflectantes, y aseguró que “salvaría la vida de las personas en un 90 por ciento de los casos de accidentes”, además de “eliminar el negocio de las multas de tráfico”.

La idea de este sevillano surgió cuando tuvo que abonar 300 euros de multa al no llevar puesto el cinturón, por lo que “pensé en cómo podría evitar las molestias en estos casos, además de asegurar mi propia vida y se me ocurrió que la solución pasaba por una obligación impuesta”. Entonces, según explicó a Europa Press, “pensé en crear una especie de chivatos luminosos, instalados en el automóvil, que avisaran a los agentes de tráfico de que no se está utilizando el cinturón”.

Por otro lado, indicó que “sería un sistema muy barato para el fabricante que quisiera ponerlo en marcha, una vez que lo exigiera la ley, dado que su coste estaría en torno a los 150 euros por cada vehículo, aunque precisó que “lo único que el empresario tendría que invertir al principio serían 6.000 euros, cantidad que serviría para sufragar la creación del molde para instalar posteriormente el sistema de pulsión en el propio cinturón”.

De esta forma, insistió en la “seguridad” de este servicio para la vida humana, siendo algo “totalmente viable si lo comparamos con lo que cuesta hoy día un vehículo” y precisó que “sería un negocio seguro para el fabricante”.

Sin embargo, lamentó que “muchas veces no existe interés por estas ideas, pero espero que pueda hacerse realidad, ya que con los inventos anda el mundo”, apostilló.

Nicolás Cordón señaló que tardó una semana tan sólo en crear este interruptor luminoso y apuntó que lleva 15 años dedicándose a crear inventos “viables”. Este sevillano posee 14 inventos, de los que cuatro están ya patentados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *