Expertos ratifican el carácter parapsicológico de las “caras de Bélmez” mediante un experimento científico

BELMEZ DE LA MORALEDA (JAEN), 10 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Española de Investigaciones Paranormales (SEIP) ratificó el carácter parapsicológico del fenómeno de las “caras” de Bélmez de la Moraleda (Jaén) tras realizar un experimento científico que comparó placas de cemento expuestas al fenómeno con otras inducidas artificialmente.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la SEIP, Pedro Amorós, explicó que antes de que muriese María Gómez Cámara el pasado 3 de febrero, los investigadores de la SEIP visitaron la célebre “casa de las caras”, donde instalaron cuatro placas de cemento de 60 centímetros cuadrados y diez losetas circulares de doce centímetros de diámetro.

Amorós detalló que las placas se repartieron por toda la casa de María Gómez Cámara y en algunos casos las placas más pequeñas “se ocultaron” a la vista de la anciana para evaluar la “incidencia” de su conciencia sobre el fenómeno. Tras una exposición de aproximadamente una semana al fenómeno, todas las placas fueron retiradas y trasladadas a un laboratorio de Alicante.

El presidente de la SEIP señaló que la inspección de las muestras puso de manifiesto la aparición de “claros rostros en formación” en varias de las placas e incluso aseguró que el mismo día de la muerte de la anciana en el cemento de una de las placas afloró una nueva teleplastia que antes no había sido detectada.

Tras esto, y una vez fallecida María Gómez Cámara, los investigadores de la SEIP tomaron 24 nuevas placas de cemento de iguales características a las empleadas en la primera parte del experimento y dentro del laboratorio las expusieron a unas condiciones climatológicas “exactamente iguales” a las registradas en el interior de la “casa de las caras”.

“IMPREGNADAS DE UNA ESENCIA”

“Tal y como sucede en la casa de Bélmez, simulamos de forma artificial una humedad del 94 por ciento y reproducimos las temperaturas que experimentan los materiales”, explicó Pedro Amorós.

El resultado del experimento fue, según el presidente de la SEIP, que “ninguna” de las 24 nuevas placas experimentó “ningún tipo de cambio”, lo que, a su juicio, prueba que las primeras placas “se vieron impregnadas de una esencia” que inicialmente trasciende las condiciones atmosféricas o climatológicas.

El 23 de agosto de 1971 apareció en la vivienda de María Gómez Cámara la primera de las teleplastias que a lo largo de los años han conformado el fenómeno paranormal de “Las caras de Bélmez”. El pasado 3 de febrero, la dueña del inmueble falleció a los 85 años de edad dejando en manos de sus cinco hijos la célebre casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *