Las huellas de dinosaurios halladas en la comarca soriana de Tiermes-Caracena se catalogarán con el proyecto Lifep

Algunas icnitas podrían pertenecer a dinosaurios bípedos del Triásico, con 200 millones de años de antigúedad

SORIA, 5 (EUROPA PRESS)

Las actuaciones de estudio del patrimonio natural y cultural de la comarca de Tiermes-Caracena que se están realizando por el Proyecto Life Tiermes, encabezado por la Asociación de Amigos del Museo de Tiermes con la participación de la Junta de Castilla y León, la Diputación Provincial de Soria y los Ayuntamientos de Montejo de Tiermes, Retortillo de Soria, Liceras y Caracena, incluirán como novedad un detallado inventario de las riquezas paleontológicas del área, hasta ahora poco conocidas, y que pueden ser junto al valioso patrimonio natural, histórico y monumental de la comarca un atractivo añadido para potenciar en el futuro el turismo cultural y el desarrollo sostenible de Tiermes-Caracena.

Los responsables apuntan que sólo puede plantearse la puesta en valor de los recursos de Tiermes-Caracena tras un exhaustivo estudio de los mismos, de su situación y de las medidas de conservación y protección precisas.

Por ello, “el Proyecto esta realizando a lo largo de varios meses un detallado análisis de la situación de la comarca, tanto su situación económica y sus infraestructuras como su patrimonio natural, histórico, artístico y etnográfico, su cultura, sus tradiciones y, finalmente, su patrimonio natural, fauna, flora y gea, dentro de la cual el patrimonio paleontológico es un elemento singular”.

Los representantes del proyecto apuntan estudios precedentes del estudio de icnitas y sostienen que “hace apenas seis años (1999) unos paleontólogos que casualmente se hallaban de visita en el yacimiento arqueológico advirtieron la presencia de huellas de dinosaurio en algunas piedras empleadas como material de construcción en La Venta de Tiermes, huellas que tras el estudio científico detallado resultaron ser icnitas de dos icnogéneros de dinosaurios del Triásico final (periodo de la era secundaria entre 245 y 208 millones de años en el pasado)”.

En el estudio se indica que las dos especies detectadas entonces parecían corresponder a los icnogéneros EUBRONTES y ANCHISAURIPUS, aunque podrían también ser en algunos casos un nuevo icnogénero desconocido, eslabón evolutivo entre los dos citados, existente a finales del Triásico y comienzos del periodo Jurásico. Los dinosaurios que crearon estas huellas eran terópodos carnosaurios bípedos según la mayoría de los investigadores.

Además, en el proyecto se insiste en que “los terópodos forman un gran grupo que comprende todos los dinosaurios carnívoros depredadores de todos los tamaños. Tenían dos patas traseras largas y fuertes para correr, y una cola musculosa para mantener el equilibrio. La palabra terópodo significa pata de animal.

Casi todos los dinosaurios de este grupo tenían tres dedos orientados hacia el frente y provistos de afiladas garras, y un cuarto dedo una con garra dirigido hacia atrás. Las patas delanteras eran cortas y con afiladas zarpas. En sus mandíbulas había hileras de dientes como puñales para despedazar a su presa”.

HALLAZGO

Las revisiones iniciales de la zona han descubierto la presencia de nuevas icnitas (huellas y rastros dejados por los dinosaurios en diversos puntos, y prometen interesantes resultados cuando se realice su estudio por paleontólogos.

La revisión inicial realizada desde el comienzo del Proyecto Life Tiermes en septiembre de 2003 ha mostrado que existen en la comarca de Tiermes-Caracena diversos yacimientos de icnitas, cuya importancia deberá evaluar un estudio de detalle a realizar por expertos paleontólogos.

Además de huellas inicialmente atribuibles a los icnogéneros citados, algunas de las huellas encontradas in situ parecen de una especie de terópodos diferente a las detectadas hace siete años; estas huellas recuerdan a las de los celosaurios, pequeños dinosaurios cazadores que dependían de la velocidad para matar a una presa.

La atribución de las huellas a icnogéneros eubrontes, anchisauripus u otros será determinada por los estudios paleontológicos dentro de unos meses, estudios que financiará el Proyecto Life Tiermes.

“Gracias a estos estudios, la comarca de Tiermes-Caracena presenta un nuevo atractivo y potencial de desarrollo del turismo cultural y natural con la presencia de estos yacimientos de icnitas de hace más de 200 millones de años”, tal como indican los responsables del proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *