Soria dice que los primeros ensayos para combatir la diabetes con células sanguíneas humanas podrían hecerse en dos años

CUENCA, 1 (EUROPA PRESS)

En el plazo de dos años podrían realizarse los primeros ensayos clínicos para combatir la diabetes con células sanguíneas humanas, según ha adelantado hoy en el III Congreso de Bioética que se celebra en Cuenca el investigador Bernat Soria, quien, no obstante, ha querido mostrar su escepticismo sobre las perspectivas de futuro y, sobre todo, ha pedido “prudencia” por tratarse de resultados muy importantes.

Soria ha explicado el experimento realizado en animales de laboratorio para inhibir la diabetes transformando los monocitos, un tipo de células que se encuentra dentro de los glóbulos blancos.

La investigación, que se ha realizado en España en colaboración con cirujanos alemanes, ha arrojado los primeros resultados preliminares que se han dado a conocer en los congresos mundiales más importantes, el Congreso Mundial de Trasplantes de Viena y el Congreso Mundial de Medicina Interna de Granada.

Los datos esperanzadores es que las células humanas productoras de insulina implantadas en ratones diabéticos “curan” la enfermedad durante una semana, el tiempo que tarda el animal en rechazarlas al ser un xeno-trasplante, un injerto entre especies distintas.

Sin embargo, ahora faltaría conocer cuánto durarían estas células en humanos al obtenerse la sangre del propio paciente. Soria ha dicho sentirse “contento e ilusionado”, aunque ha repetido que hay que ser escépticos y críticos por la importancia de los resultados.

En este sentido, ha recalcado que “no sabemos cuánto tiempo mantienen sus propiedades las células obtenidas a partir de los glóbulos blancos. Necesito más tiempo, aunque está claro que estamos contentos porque después de cinco años es la primera vez que sale un resultado positivo”.

“Repito que hay que ser escépticos –indicó– porque los resultados con células adultas no son tan buenos y quizá esta observación no conduzca a nada, pero sí hay que ser optimista porque jugamos con la mejor de las hipótesis y es que funciona”.

El equipo de Bernat Soria ya ha solicitado a Alemania el permiso para realizar los ensayos clínicos, y ha apuntado que quizá en un año o dos, si todo va bien, les autoricen a aplicar esta técnica a dos o tres enfermos.

Soria ha señalado que no va a cerrar la línea de investigación con células embrionarias, ya que abren multitud de posibilidades y dan mejores resultados. En este sentido, ha dicho que “lo que se ha aprendido con este tipo de células se está aplicando a células adultas, unas veces con buenos resultados y otras no pero los fracasos es lo que nos permite aprender y avanzar”.

El III Congreso de Bioética, que se ha desarrollado desde el pasado lunes en el teatro-auditorio de Cuenca, se clausura esta tarde. A lo largo de estos días, han participado prestigiosas autoridades y científicos mundiales de Bioética que han debatido sobre tres líneas de trabajo: “Los problemas del agua: escasez y contaminación”, “Información y Manipulación” y “La investigación y el uso de células madre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *