El Instituto de Astrofísica de Andalucía participa en una misión europea para desvelar el magnetismo solar

Los astrónomos anuncian la existencia de estructuras brillantes en el interior de las manchas solares

GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) participa en la misión Sunrise, a través del magnetógrafo IMaX, un proyecto con el que se intenta desvelar las incógnitas del magnetismo solar a través de un telescopio que viajará en globo hasta la estratosfera y sobrevolará la Antártida a partir de finales de 2006.

Según explicó el profesor de la Universidad de Saint Andrews (Inglaterra), Eric Priest, dentro del Congreso Anual Europeo de Astronomía (Jenam 2004) que se celebra estos días en Granada, el telescopio Sunrise aprovechará el verano del hemisferio sur, “en el que nunca es de noche” para observar el Sol las 24 horas del día.

El magnetógrafo IMaX, en cuyo proyecto participa el IAA, estudiará el campo magnético solar con una resolución “sin precedentes” y durante periodos de varios días, “lo que permitirá avanzar de forma notable en el conocimiento del magnetismo solar, la evolución y sus efectos sobre el medio interplanetario”, según Priest.

Otro instrumento puesto de relieve en Jenam es el EMIR, un espectrógrafo que elaborará un “censo” de las estrellas que se han ido formando desde el inicio del tiempo, de forma que pueda “escribir” la historia de la formación estelar del Universo. Este proyecto estará integrado en el Gran Telescopio Canarias (GTC), que con 10 metros de longitud será, cuando entre en funcionamiento en 2006, el más grande y avanzado de Europa.

Eric Priest explicó en el congreso Jenam, que reúne en Granada a más de 400 expertos de las Sociedades de Astronomía Europea y Española, el descubrimiento de filamentos y puntos brillantes en el interior de las manchas solares, de los que aún no se ha encontrado una explicación plausible.

Según el científico, el Sol no rota a la misma velocidad en toda su superficie, sino que gira más rápidamente en su región ecuatorial. Este fenómeno provoca que las líneas de campo magnético, que en el caso de la Tierra son rectas, “se curven, se retuerzan y se agrupen en unos haces que originan las conocidas manchas solares de su superficie”.

Reconoció que aún se desconoce el origen del campo magnético solar, que afecta a nuestro planeta. Así, las llamadas fulguraciones solares y las eyecciones de masa coronal causan las auroras boreales y producen fallos en las telecomunicaciones, fenómenos que llevan al científico a asegurar que “el Sol no es, como muchos astrónomos dicen, una estrella aburrida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *