Una experta asegura que la epigrafía proporciona datos que “no se conocen en ninguna otra fuente escrita”

BAEZA (JAEN), 14 (EUROPA PRESS)

La profesora de Estudios Arabes e Islámicos de la Universidad de Málaga María Antonia Martínez Núñez, que participa en el curso “Inscripciones árabes en la Andalucía Oriental”, aseguró hoy que “la epigrafía –inscripciones árabes– proporciona datos que sólo se conocen a través de ella y no aparecen en ninguna otra fuente escrita”.

En rueda de prensa, Martínez explicó que la epigrafía, dentro del patrimonio histórico de Al-Andalus, es la escritura realizada sobre diversos materiales y objetos y constituye “un documento directo de esa época, puesto que no se ha visto alterado con el paso del tiempo, nos llega tal y como la elaboró el redactor en ese momento, mientras que la información que proporciona una fuente escrita se ha podido reelaborar por los copistas”.

Asimismo, comentó que “la finalidad de investigar sobre las inscripciones árabes es contribuir al conocimiento histórico de Al-Andalus”, ya que, a su juicio, “es un tipo de documento más que se añade a las demás fuentes, pero participa de un doble registro, pues es estudiado por filólogos, al ser un texto escrito, y por arqueólogos, al consistir en un elemento material”.

En esta línea, sostuvo que “la epigrafía es una manifestación de las élites sociales por lo que los textos están bastante vinculados al poder establecido”. De este modo, expuso que “es difícil que cuenten anécdotas cotidianas, aunque presenta las formas en las que una dinastía se veía y quería que el resto de ciudadanos las viesen”.

Con respecto a esto, añadió que “el afán de plasmar la visión que pretendían que los demás tuvieran de ellos se observa en los títulos protocolarios que utilizaban los soberanos, por las formas empleadas, por la utilización coyuntural de determinados pasajes coránicos y por la inclusión de datos curiosos sobre la restauración o creación de edificios”.

Así, señaló que “gracias a todos los detalles que se han encontrado sobre las edificaciones se puede conocer la clase de obreros que en ellas participaban, los altos cargos de la administración que se ocupaban de la dirección de la reconstrucción, los diferentes artesanos que participaban y hasta el tipo de construcción, por lo que son datos importantísimos para acercarnos más a la cultura de esa época”.

Finalmente, declaró que “a partir de la década de los 90, la investigación es esta materia ha aumentado de forma considerable, pues cada vez hay más publicaciones, aunque existen muy pocos especialistas que se dediquen a esto, porque los sistemas de grafía son muy específicos y complejos y existe una elevada dificultad para interpretarlos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *