Un experto español dice que el estudio que relaciona vacuna de hepatitis B y esclerosis aporta datos contundentes

Matiza que el estudio es “una alerta”, aunque “no definitorio” para introducir cambios en los programas preventivos de vacunación

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente del Comité Médico de la Asociación Española de Esclerosis Múltiple, Guillermo Izquierdo, señaló hoy, en referencia al estudio publicado por la revista Neurology sobre las posibilidades de que la vacuna contra la hepatitis B pueda aumentar el riesgo de contraer esclerosis en placas para adultos, que aporta datos “contundentes” y “arroja luz sobre la posibilidad de que ésta vacuna y, en general otras vacunas, puedan desencadenar brotes inflamatorios en enfermedades inmunológicas como la esclerosis”. No obstante matizó “que ello no quiere decir que en este caso u otros sea el factor causa”.

En declaraciones a Europa Press, el también jefe de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, quien hizo un llamamiento “a la tranquilidad” a las asociaciones de pacientes y familiares de enfermos con esclerosis, precisó no obstante la “importancia” de este estudio que ofrece datos “claros y contundentes” y que “nos está poniendo alerta sobre la necesidad de estudiar cada caso a la hora de poner este tipo de vacunas a pacientes con enfermedades inmunológicas”.

“Lo que si parece que se está poniendo de manifiesto en este informe es que se establece una relación, que no causa ni origen, entre la vacuna y un hipotético aumento del proceso inflamatorio de la esclerosis”, explicó Izquierdo, quien no, obstante, se posicionó en los mismo términos que sus colegas Robert Naismith y Anne Cross sobre que los datos presentados “no son lo suficientemente convincentes como para introducir cambios en los programas de vacunación preventiva”.

En cuanto a la petición hecha hoy por la agencia francesa del medicamento de pedir la intervención del grupo europeo de farmaco-vigilancia a raíz de la aparición de este estudio, sostuvo que “hace tres años también se registró un conato para suspender la vacuna contra la hepatitis B a raíz de un estudio similar, aunque después se demostró que es relación no era tan clara ni directa”.

A pesar de todo, el presidente del Comité Médico de la Asociación Española de Esclerosis Múltiple anunció a Europa Press que hoy mismo ha remitido a su colega Miguel Hernán de Boston, de la Harvard School of Public Health y autor de este estudio, “más información al respecto, con objeto de asesorar a los pacientes”.

En opinión de Izquierdo, esta posible relación de “desencadenante, que no causa primera, nos obliga a pensar que hay que vacunar estudiando caso por caso y teniendo en cuenta los antecedentes genéticos y familiares de cada persona, ya que si una persona ha tenido antecedentes familiares con esclerosis habría que aconsejarle que no se vacunara a los 40 años y que esperase a los 60 años, cuando las probabilidades de contraer la enfermedad son menores o casi nulas”.

Por último, abogó por “repetir estudios de este tipo que ponen la alerta y arrojan más luz de que no se puede vacunar alegremente a todo el mundo sin tener en cuenta unos condicionantes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *