“Planck” ofrecerá imágenes diez veces más nítidas que las actuales de la evolución del Universo

GRANADA, 14 (EUROPA PRESS)

La misión “Planck”, que lleva a cabo la Agencia Espacial Europea (ESA), analizará el llamado fondo cósmico de microondas, una radiación fósil proveniente de las primeras etapas del Universo, y ofrecerá imágenes hasta diez veces más nítidas que las actuales de la época en la que el Universo, con una edad actual de 15.000 millones de años, sólo contaba con 300.000 años, lo que según uno los participantes en el proyecto, Reno Mandolesi, “equivaldría a fotografiar, desde el presente, a una persona de cuarenta años cuando sólo tuviese dos horas de vida”.

El director del programa científico de la ESA, David Southwood, que junto a varios miembros de su equipo se encuentran en Granada participando en el Congreso Anual Europeo de Astronomía (JENAM 2004), destacó en rueda de prensa que la misión “Planck”, que cuenta con un presupuesto superior a los 900 millones de euros, constituye la primera gran exploración del origen del Universo que Europa haya emprendido nunca, además de ofrecer importantes indicios sobre la orientación futura de la astronomía espacial en el continente.

Así, “Planck” podrá desvelar los mecanismos que provocaron que el Universo primitivo –una especie de “sopa cósmica uniforme” de materia y energía– evolucionase hasta su apariencia actual, caracterizada por grandes agrupaciones de materia –en forma de galaxias y de cúmulos de galaxias– y por enormes vacíos intergalácticos. El satélite, que obtiene su nombre del Premio Nobel de Física de 1918, Max Planck, constituye la tercera misión espacial creada hasta la fecha para estudiar el origen del Universo y desvelar el conocido como “Big Bang”.

Southwood se refirió igualmente a las diferencias entre la investigación espacial en Europa, que protagoniza la ESA, y en Estados Unidos, liderada por la NASA, y afirmó que la mayor “desventaja” de los europeos en materia de ciencia espacial es el insuficiente aprovechamiento de los recursos humanos, si bien se mostró optimista al señalar que la ciencia europea muestra una mayor “creatividad” que la americana además de disponer de “excelentes” instalaciones.

El estudio de la evolución del Cosmos es precisamente el objetivo del proyecto “Alhambra” (Advanced Large, Homogeneous Area Medium Band Redshift Astronomical survey), un estudio que aportará imágenes precisas de una amplia región del universo y que servirá de base para futuros estudios de evolución cósmica.

El proyecto, también presentado en JENAM 2004 y liderado por el científico del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) Mariano Moles, utilizará los telescopios del Observatorio de Calar Alto, en Almería, con la participación conjunta de varias instituciones científicas españolas.

Por su parte, el vicedirector de asuntos tecnológicos del IAA, José Luis Ortiz, recorrió hoy la historia de los últimos descubrimientos astronómicos acerca de los confines del Sistema Solar en el congreso, que acoge en Granada a más de 400 científicos de todo el mundo.

Doce años después del descubrimiento del primer cuerpo celeste situado más allá de la órbita de Neptuno –a excepción de Plutón– se han detectado más de 900 objetos en esta región. Estos cuerpos celestes, llamados transneptunianos, conforman un disco que, al igual que los planetas, orbita alrededor del Sol y que se denomina Cinturón de Kuiper.

Los astrónomos sospechan que contiene un número de cuerpos celestes superior incluso al del Cinturón de Asteroides, que se halla entre Marte y Júpiter. El científico se refirió asimismo a la misión Pluto Express de la NASA, que pretende alcanzar Plutón, el planeta más externo del Sistema Solar, para 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *