Cacabelos lamenta que la genética sólo se evalúe por sus posibles perversidades

Apuesta por desarrollar la farmacogenómica para tratar las enfermedades con más precision

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El científico Ramón Cacabelos, director del Centro de Investigación Biomédica Euroespes (CIBE) en A Coruña, lamentó hoy que en la evaluación de la genómica pesen más sus posibles tergiversaciones y perversiones que sus beneficios. Este investigador apuesta por utilizar la genética, la farmacogenómica y la nutracéutica para prevenir y optimizar el tratamiento de enfermedades.

Cacabelos presentó hoy en Madrid el libro “Farmacogenómica y Nutracéutica. Progreso Científico y Farmacéutico”, resumen de un volumen más extenso sobre la cuestión y que se presentará en breve en Estados Unidos y Japón. En el mismo, el profesor defiende el papel de estas dos disciplinas en la prevención y en el tratamiento de las enfermedades.

Según aclaró el científico, la genética puede determinar la predisposición de un individuo a padecer una determinada enfermedad. La farmacogenómica predice la respuesta del enfermo a un medicamento. En su opinión, esto último es fundamental ya que una persona que metaboliza mal un determinado fármaco puede o no registrar ningún efecto, o tener una toxicidad muy elevada.

En este marco, Cacabelos subrayó que frente al coste que puede suponer un análisis genético, hay que contraponer el gasto de medicar a personas a las que ese fármaco no les funciona y el de paliar los efectos secundarios de sus posibles toxicidades.

MAS INFORMACION AL MISMO PRECIO

A modo de ejemplo explicó que una resonancia magnética puede costar entre 40.000 y 60.000 de las antiguas pesetas, prueba con la que se ve “cómo está el cerebro pero no lo que pasa por dentro”, mientras que con ese mismo dinero se pueden estudiar entre diez y quince genes y tener mucha más información.

El modelo que defiende Cacabelos se completa con su convencimiento de que en el 80 por ciento de las enfermedades que aparecen en la edad adulta intervienen multitud de genes además de factores medioambientales. En el cáncer están identificados 1570, en el Alzheimer, más de 180 y en la esquizofrenia 108, por citar algunas patologías.

En su opinión, la probabilidad y la virulencia de la enfermedad está directamente relacionada con el número de mutaciones genéticas, aunque no implica que los que tengan alguna necesariamente vayan a desarrollarla. Por eso, cree imprescindible que la población conozca sus riesgos para que luego “haga lo que quiera”. “Pero lo importante es que los conozca”, argumentó.

En cuanto a los factores medioambientales, este experto sostiene que la nutrición es importantísima ya que entre otros aspectos es lo que ha ido modificando el genoma de las especies a lo largo de la Historia. Cacabelos defiende la utilización de nutracéuticos, que son sustancias naturales con propiedades terapeúticas porque están elaboradas con tecnología que no las ha desnaturalizado y no tienen efectos secundarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *