Experto critica que España, a pesar de su industrialización, está “muy retrasada” en implantación de plasma

BAEZA (JAEN), 13 (EUROPA PRESS)

El catedrático en electromagnetismo por la Universidad de Córdoba, Vicente Colomer Viadel, que dirige el curso “Tecnología de plasma: Una novedosa solución actual al problema del residuo”, que organiza la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en su sede de Baeza (Jaén), criticó hoy que “en España exista una presencia de plasma absolutamente desproporcionada a su nivel industrial”, a la vez que precisó que “es uno de los diez países más industrializados y, sin embargo, en este campo está totalmente retrasado”.

En declaraciones a Europa Press, Colomer Viadel, señaló que “las empresas están intentando incorporarse a este mundo, pues se está presenciando que en Estados Unidos existen unas inversiones en este ámbito de millones de euros y en el mundo de la tecnología moderna, el plasma es la mejor inversión”.

En este sentido, comentó que “es una de las áreas de mayor movimiento económico, en el que se generan los mayores negocios y dónde el número de puestos de trabajo es elevadísimo, por lo que es un campo virgen con unas expectativas extraordinarias y con una versatilidad de funciones tremenda”.

Asimismo, explicó que el plasma es un gas que “como medio conductor responde a la acción de campos eléctricos y acelera las cargas, y éstas, a su vez, transfieren la energía cinética en calor, focalizado en el punto que a nosotros nos interese”. De otro lado, Vicente Colomer Viadel explicó que el plasma “tiene una capacidad increíble para eliminar residuos”.

Por otra parte, en relación a la sustancia PCB (Policloruro de Bifenilo) que utilizaron las grandes compañías eléctricas “como aislante no degradable para sus transformadores y condensadores”, explicó que “cuando estos transformadores se quedaron obsoletos, no se contó con que el PCB es una sustancia líquida enormemente peligrosa y tóxica, por lo que no se puede meter en una cápsula bajo tierra porque hay riesgo de rotura y la catástrofe medioambiental podría ser brutal”.

En esta línea, dijo que “la solución fue proyectar las moléculas del PCB, que se encuentran entre 10.000 y 20.000 grados, contra el plasma, por lo que al colisionar, se rompen los enlaces y sólo quedan los elementos atómicos constitutivos –hidrógeno, carbono, oxígeno y cloro– que no son contaminantes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *