Un equipo vallisoletano trabaja en el diseño de un robot médico inteligente que tome decisiones por sí mismo

VALLADOLID, 8 (EUROPA PRESS)

El equipo del Laboratorio de Investigación Quirúrgica y Técnicas Experimentales de la Universidad de Valladolid trabaja en el diseño de un robot “inteligente” capaz de realizar intervenciones quirúrgicas y de tomar decisiones por sí mismo dentro de las maniobras no diseñadas por el médico.

La filosofía del proyecto, compartida por el Centro de Automatización, Robótica y Tecnologías de la Información y de la Fabricación (CARTIF), responsable de la parte “informática”, se centra en crear un robot que no sea un sistema que haga sus maniobras, “sino que tenga capacidad para ejecutar maniobras no diseñadas por el médico pero que sean inteligentes”, según explicó en declaraciones a Europa Press Televisión uno de sus responsables, el doctor Carlos Vaquero.

“No sería un manipulador claro de nuestras intenciones sino que podría ejecutar un programa de acuerdo con la información previamente introducida”, aseguró Vaquero, quien añadió que será diferente, por tanto, del robot quirúrgico actual “ya que el que ya se encuentra semicomercializado es un manipulador que fue diseñado para trabajar a distancia en lugares poco asequibles como el Polo Norte o en escenarios de conflictos bélicos, donde un cirujano podía actuar a miles de kilómetros de distancia”.

DISEÑO INTELIGENTE.

Así, el diseño que se estudia desde el Laboratorio sería “inteligente” por el hecho de tomar posturas y actitudes que pueden cambiar sobre lo inicialmente programado, y aunque en principio ejecute lo que el médico quiera realizar, podrá manejar datos de manera instantánea “de los que yo, por muy rápido que vaya mi memoria, no podré disponer”.

Además, la parte mecánica debería centrarse, a su juicio, en crear un robot que sea más pequeño que los que existen en la actualidad, aunque también es necesario que el diseño cambie sobre la primera idea que el laboratorio plasmó del robot, que era muy similar a los existentes hoy en día.

“Este no tiene que ver con la idea actual ya que se orientará a lo práctico”, apuntó el experto, quien añadió que el diseño definitivo no contará con la “articulación” que presentan en la actualidad y además consistirá en un panel que se aplicará sobre el paciente con el fin de que éste introduzca sistemas en el cuerpo humano para que los sensores puedan actuar.

“Es posible que sea inteligente en la actualidad debido a la informática”, afirmó el doctor, quien matizó que esta modalidad ha creado una revolución en el mundo de la medicina “y no sólo hay posibilidades actuales, sino que el futuro puede ser tremendamente prometedor”.

RETICENCIAS DEL SECTOR CONSERVADOR.

La propuesta del Laboratorio ha despertado la reticencia de un grupo de médicos que se enmarcan en lo que Vaquero considera “conservadurismo extremo” y que, señaló, aún no han alcanzado un cambio de mentalidad que, en su opinión, es costoso.

“Hay ciertas reticencias en algunos que quieren seguir actuando y ser protagonistas pero si se empleara el robot el protagonista seguiría siendo el cirujano, aunque es algo que no se entiende bien y si vamos con ideas trasnochadas de que el cirujano es un artista, chocamos frontalmente”, resaltó.

A su juicio, la única finalidad de los profesionales de la medicina es solucionar problemas a los pacientes “por lo que cualquier sistema es adecuado siempre y cuando los resultados sean mejores de los que se consiguen con los métodos tradicionales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *