Un científico afirma que, tras la ampliación, “el sistema de higiene alimentaria de la UE se resentirá en dos años”

BAEZA (JAEN), 6 (EUROPA PRESS)

El catedrático de Higiene, Inspección y Microbiología de los alimentos de la Universidad de Zaragoza, Antonio Herrera Mateache, que participa en el curso “Seguridad Alimentaria” que organiza la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en su sede de Baeza (Jaén), afirmó que “en dos años el sistema de higiene alimentaria europeo se resentirá tras la entrada de los nuevos países a la Unión Europea (UE), pues aunque su sistema de salud es bueno, no están conexos con los de la UE, por lo que se tendrá que hacer una aproximación y, consecuentemente, se saldrá desfavorecido”.

En declaraciones a Europa Press, Herrera señaló que “estos nuevos países introducirán nuevos alimentos, y aunque el sistema de seguridad actual es muy bueno, se corre el riesgo de que traigan consigo nuevos agentes de riesgo, lo que puede suponer un gran problema a tener en consideración”.

Asimismo, comentó que “el sistema de control es España está al mismo nivel que en el resto de países europeos, es excelente, funciona muy bien, provoca la alarma inmediata en cuanto surge el problema, y la red de conexión entre los servicios de salud de las distintas autonomías funcionan correctamente”.

En esta línea, explicó que “los alimentos son capaces de transportar agentes externos que en ocasiones producen daños en el consumidor y son fundamentalmente de dos clases, bióticos –agentes químicos como los microorganismos– y abióticos –agentes químicos procedentes de tratamientos químicos–“.

Así, sostuvo que “la salmonera sigue siendo el agente de mayor preocupación porque es en el que se ha detectado mayor porcentaje de contaminación, aunque en Francia y Estados Unidos el e.coli está creando serios problemas de salud”.

Por otra parte, declaró que “es muy preocupante el riesgo de la utilización de agentes químicos como medio de terror, debido a la posibilidad de introducir agentes patógenos en los alimentos para producir un daño en la población, por lo que se están aumentando las medidas de protección”.

Con relación al llamado “bioterrorismo alimenticio” añadió que “los controles que se realizan tanto a nivel nacional como internacional son suficientes para detectar posibles agentes de riesgo en los alimentos, pero hay que tener en cuenta que se pueden utilizar agentes nuevos y desconocidos que motivarían la alarma”.

Finalmente, explicó que “este problema puede derivar en otro puramente comercial, ya que se puede utilizar todos los controles y limitaciones para un uso lucrativo se tus propios alimentos, pues se pueden conseguir cerrar fronteras eliminando a la competencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *