Mueren decenas de tortugas marinas en las playas gaditanas durante el verano

CADIZ, 6 (EUROPA PRESS)

Decenas de tortugas marinas, una especie amenazada, murieron este verano en las playas gaditanas a consecuencia del palangre y las redes de deriva, según informó a Europa Press en un comunicado Ecologistas en Acción.

Los voluntarios de la red de varamientos Delphis de Ecologistas en Acción Cádiz y Submarinistas en Acción se desplazaron durante todo este verano a las playas donde aparecían los animales muertos o con problemas y procediendo a su estudio.

Así, constataron que Cádiz es una provincia “con un elevado número de varamientos si lo comparamos con el litoral andaluz en su conjunto debido a la elevada problemática ambiental que sufren nuestras costas y a la estratégica situación como zona de paso de especies migratorias.

A juicio ecologista, en el litoral gaditano “son muchas las artes de pesca no selectivas, es decir, agresivas tanto para los recursos a los que van dirigidos como otras especies que caen en ellas, algunas de ellas incluso ilegales, y que son causantes de altas mortalidades de cetáceos y tortugas.

En este sentido, denunciaron las redes de enmalle que se dejan a la deriva, las llamadas “boniteras”, de unos dos kilómetros de longitud, que son las que están capturando más tortugas marinas. Al caer enredadas en ella, “los pescadores cortan la cabeza y aletas a las tortugas para soltarlas de la red y que no queden evidencias de que han provocado estas muertes tan gratuitas y por las que pueden ser sancionados por las autoridades”.

También el palangre afecta a cetáceos y tortugas, ya que varios delfines “han aparecido muertos en las playas con cabos de marrajeras enredados en las aletas”, y en el caso de la tortuga boba “al realizar las necropsias, hemos podido observar los anzuelos que aparecían desgarrando el tracto digestivo y provocando una muerte a menudo lenta”.

Por todo ello, Ecologistas en Acción apuesta por “unas artes de pesca mucho más selectivas”, dispositivos ahuyentadores de cetáceos por ultrasonidos, anzuelos biodegradables, una vigilancia “más estricta” por parte de las autoridades y una “mayor concienciación” del sector pesquero para la protección de estas especies, ya que “una simple llamada telefónica y un mínimo esfuerzo llevando el animal a tierra puede hacer que en menos de un año, ese animal herido esté de nuevo nadando en el mar”.

Por último, hicieron una “llamada de atención” a las consejerías responsables, Medio Ambiente y Agricultura y Pesca, y también a los ayuntamientos costeros, “para que estas artes ilegales sean suprimidas en toda la flota pesquera andaluza en un corto plazo de tiempo en beneficio del mundo marino”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *