Economía/Motor.- PSA colabora con la Universidad de Sao Paulo para fomentar el biodiesel como combustible alternativo

El biodiesel está promoviendo la siembra de ricino en las regiones más pobres de Brasil, reduciendo la pobreza y el éxodo rural

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El biodiesel como combustible se ha convertido en una “esperanza alternativa” para solucionar los problemas que plantea el transporte terrestre en Brasil, según unas pruebas recientes realizadas por el Laboratorio de Desarrollo de Tecnologías Limpias (Ladetel), de la Universidad de Sao Paulo y el fabricante francés PSA Peugeot-Citroën, que participó con dos de sus unidades de distinto modelo.

Según informa la Agencia IPIS (Inter Press Service), el resultado, divulgado recienteme en Brasilia indica que los vehículos mantienen su rendimiento normal usando este combustible, llamado B-30, compuesto por un 30 por ciento de biodiesel y un 70 por ciento de combustible para motores diesel derivado del petróleo. La ventaja es la reducción de las emisiones de humo y gases contaminantes hasta en un 16 por ciento como promedio, según señaló el coordinador de Ladetel, Miguel Dabdoub.

El biodiesel probado fue elaborado a partir del aceite de soja, de la que Brasil es uno de los grandes productores mundiales. Además, se están realizando en el país numerosas investigaciones con diferentes fuentes de aceites vegetales, entre las que se cuenta el ricino, la palma y otras oleaginosas, como el girasol, el maní o la semilla de algodón.

Estas pruebas ya se desarrollan en 21 de los 27 Estados brasileños. En algunos casos se toma el aceite vegetal ya usado en restaurantes y la grasa extraída del agua utilizada en el medio urbano. Algunas frutas nativas, especialmente de la Amazonía, también ofrecen la materia prima.

El aceite vegetal, e incluso la grasa animal, pasa por una transformación en la que se utiliza metanol o etanol para convertirlo en biodiesel. Este país sudamericano tiene la ventaja de disponer de abundante producción de alcohol a partir de la caña de azúcar, lo que abarata el proceso.

Aunque el coste del biodiesel es por ahora más elevado que el diesel mineral, ese perjuicio económico “es compensado con creces por los beneficios ambientales”, según apuntó Dabdoub. La posibilidad de aprovechar la fuente local más productiva de aceite vegetal puede reducir esa desventaja. Brasil cuenta con la experiencia del programa del “alcohol carburante”, iniciado hace 30 años, tras la gran crisis petrolera de 1973.

En aquellos momentos el etanol de caña sustituyó gran parte de la gasolina consumida en el país. Cerca de 20 por ciento de los automóviles existentes en Brasil, que suman de cuatro a cinco millones, lo utilizan como combustible exclusivo. Además, toda la gasolina nacional lleva una mezcla de 20 a 25 por ciento del alcohol, contribuyendo a ahorrar así importaciones petroleras y a reducir la contaminación atmosférica en las ciudades.

REGULACION DEFINITIVA.

Está previsto que el programa de biodiesel se inicie oficialmente en el país el próximo mes de noviembre, cuando el gobierno de Lula da Silva apruebe la regulación definitiva de su producción y consumo, autorizando inicialmente el B-2, una mezcla de sólo 2 por ciento al diesel mineral, que en un futuro próximo se espera elevar al 5 por ciento.

Será un programa muy distinto del alcohol, porque se hará con una “visión estratégica, con más cuidado y buscando distintos objetivos”, entre los que destaca la inclusión social, según señaló el ministro de Ciencia y Tecnología del país, Eduardo Campos.

El B-2, que el gobierno autorizará a partir de noviembre, exige el cultivo adicional de 150.000 hectáreas de oleaginosas, generando una fuente de ingresos para 30.000 familias de pequeños agricultores, según destacó el ministro de Desarrollo Agrario, Miguel Rossetto.

Además, el biodiesel está promoviendo la siembra principalmente de ricino en tierras semiáridas del noreste, una de las regiones más pobres de Brasil. Así, numerosos proyectos de producción en pequeñas comunidades de agricultores familiares se están diseminando por la región, abriendo perspectivas de reducción de la pobreza y el éxodo rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *