El director de la EBD cree “poco probable y difícil de comprobar” el paso de linces del Algarve portugués a Doñana

LA RABIDA (HUELVA), 19 (EUROPA PRESS)

El director de la Estación Biológica de Doñana (EBD), Fernando Hiraldo, consideró hoy “poco probable y difícil de comprobar” que algunos linces ibéricos de la zona del Algarve portugués hayan podido desplazarse a la zona de Doñana tras los incendios que arrasaron ese área del país vecino durante el mes de julio, tal y como apuntó ayer la organización ecologista Quercus en Portugal.

Hiraldo, que participó hoy en el curso “Doñana: pasado, presente y futuro” de la Sede Iberoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía, apuntó que “si ha habido un fuego lo más probable es que el lince haya fallecido en el mismo”. Asimismo, recalcó que el camino del Algarve a Doñana tiene “muchísimas barreras” muy difíciles de superar para un lince. “Ojalá fuera así, pero no creo que lo pueda saber seriamente nadie”, añadió.

Según indicó ayer la organización ecologista Quercus, la migración de los felinos ibéricos se ha debido a la brusca disminución de conejos, la especie que sirve como alimento al lince, tras los incendios que afectaron al Algarve. Así, apuntó que si el conejo desaparece de una zona, lo normal es que los felinos se desplacen, en concreto hacia el Parque Nacional de Doñana en la provincia de Huelva.

En cuanto a la población de lince ibérico en Doñana, Fernando Hiraldo precisó que ocurre lo contrario a lo que pasa con el águila imperial, de forma que, mientras en otras zonas el número de ejemplares ha descendido, en Doñana “se mantiene”.

El director de la EBD precisó que en los últimos 20 años el lince “ha desaparecido en buena parte de Sierra Morena occidental, de gran parte de Extremadura y de los Montes de Toledo, que eran mucho más abundantes que en Doñana, entre otros”, mientras que en Doñana “se ha mantenido, aunque no ha aumentado ni mucho menos porque algunos ejemplares han muerto”.

Según explicó, esto se debe principalmente a que el lince de Doñana “vive, come y se reproduce en este espacio” y cuando “muere es cuando sale del mismo”, ya que le cuesta mucho trabajo localizar las zonas de fuera. Asimismo, apuntó que parece que este año la temporada de cría ha sido “buena”, aunque aún no hay datos precisos.

PAPEL DE LA SOCIEDAD

En cuanto a los límites que había que poner para conservar estas especies, Hiraldo insistió en que “son los que son la sociedad quiera, lo que no se puede pretender es tener todo al mismo tiempo”. “Si tienes carreteras al lado de Doñana y no te gastas más dinero en hacer pasos magníficos para linces, los va a matar, lo mismo que si los caminos rurales los trasformamos en carreteras rápidas”, afirmó.

Según indicó, es la sociedad la que tiene que decidir “qué es lo quiere” y hacerse responsable de este tipo de cuestiones. Sobre casos como el desdoble de la carretera Almonte-Matalascañas, consideró que “para quien va a ser malo es para el pueblo de Almonte” ya que “lo que es malo es una concepción de que por ocho fines de semana al año se condicione la vida de 365 días, no podemos diseñar un país para ocho fines de semana”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *