Un estudio relaciona el uso del amianto con algunos cánceres y exige que se consideren como “enfermedades profesionales”

CC.OO. apunta que durante los últimos 30 años unos 15.000 trabajadores estuvieron expuestos al amianto en Andalucía

SEVILLA, 18 (EUROPA PRESS)

Un estudio del sindicato CC.OO.-A establece una relación entre la exposición al amianto sufrida por trabajadores y algunos tipos de cáncer, para los que pide la consideración de “enfermedad profesional”. Además el estudio cifró en un 80 por ciento el grado de incumplimiento de la resolución que regula el seguimiento ambiental y sanitario asociado a este material.

En un comunicado, la central sindical, que abordó en un seminario la utilización del amianto, aseguró que los datos aportados por el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA) “tienen poco que ver con la realidad” y provocan una “subestimación” de la incidencia de este material.

Esta “subestimación”, según CC. OO., está teniendo “graves” repercusiones para la consideración de las patologías asociadas al amianto como “enfermedades profesionales”. Así, el sindicato reconoció varios casos de muertes ocasionadas por cánceres de pleura debidos a la exposición al amianto, aunque admitió la “dificultad” para demostrar en qué empresa y por cuánto tiempo estuvieron expuestos esos trabajadores.

A pesar de la “irrealidad” de las cifras oficiales, CC.OO. maneja una estimación de la población laboral expuesta durante los últimos 30 años al amianto en Andalucía que supera los 15.000 trabajadores. Éstos se distribuyen en 4.000 del sector naval, 1.700 de fibrocementos, 1.500 de pesca, 2.200 del ferroviario, 1.500 de reparación de vehículos, 1.500 de mantenimiento y reparación de conductos de agua y gas, 1.500 del sector eléctrico, 1.000 de industrias petroquímicas, 500 de operaciones de desamiantado y demolición.

La central sindical también destacó la utilización masiva del amianto en los sectores de la industria naval, fibrocementos y ferroviario. Este uso masivo fue calificado por CC. OO. como “atentado” contra la salud de los trabajadores andaluces.

Denunció que otro de los sectores en los que no existe ningún tipo de registro es el de la reparación de vehículos. En este sentido, el sindicato apunta que la práctica totalidad de marcas de coches fabricados entre 1965 y 1997 contenían amianto en sus piezas, por lo que multitud de trabajadores de talleres de reparación “son firmes candidatos a padecer algún tipo de tumor”.

A esta población laboral habría que añadir, según el sindicato, la población extralaboral expuesta también al amianto como son familiares de trabajadores o vecinos cercanos a zonas o industrias en las que se ha manejado este material. A este respecto, CC.OO. señaló varios estudios que demuestran la incidencia del cáncer de pleura en poblaciones cercanas a empresas que utilizan el amianto (2,5 kilómetros) 18 veces más que entre poblaciones no expuestas.

De otro lado, CC.OO. indicó que España es un país importador de amianto, con un consumo de este material entre 1970 y 1985 de más de 140.000 toneladas por año y de 30.000 toneladas por año en la actualidad. Existe, según el sindicato, una “estrecha” relación entre amianto importado-consumido y mortalidad por cáncer.

LISTADO DE EDIFICIOS

CC.OO. ofreció un listado de lugares donde hay amianto, de forma que existe ese material en la mayoría de edificios construidos antes de 1990; usado como amianto-cemento para techos, muros, tuberías, conductos de aire acondicionado, chimeneas o casa prefabricadas; en calderas, cocinas y sistemas de calefacción; recubrimiento de suelos en comercios, escuelas y cuartos de baño; en medios de transporte y en algunos tejidos usados para colchones aislantes, prendas de protección térmica o material de empaquetadura.

Ante esta situación, CC.OO. propuso un programa de actuación que contenga una reglamentación sanitaria que establezca un registro nacional de mesoteliomas y cánceres producidos por amianto sistematizado por comunidades autónomas; pidió el reconocimiento de los derechos de los trabajadores del amianto con programas de ayudas a las víctimas, familiares y afectados.

Exigió la reparación a las víctimas a través de jubilaciones anticipadas, así como la creación de un Fondo de Indemnización para estas víctimas. Además demandó la constitución de grupo de trabajo en cada comunidad autónoma encargado de un control y vigilancia de la población expuesta y afectada.

CC.OO. reclamó el desarrollo inmediato del programa de vigilancia médica a las poblaciones afectadas y el establecimiento de una actuación coordinada en la red hospitalaria a nivel de Andalucía, sobre todo entre los hospitales de las zonas próximas a poblaciones que han estado expuestas al amianto. Asimismo apostó por la creación de un Servicio de Neumología y Radiología de Referencia a nivel autonómico para homogeneizar las pautas de diagnóstico y atención.

De igual forma, CC.OO. consideró necesario un registro andaluz de tumores por exposición al amianto, así como considerar “víctimas del trabajo” a toda persona que padezca alguna de las patologías asociadas a este material así como a sus familiares. Esto requiere una serie de ayudas socioeconómicas y psicológias. En este sentido, CC. OO. ya ofrece apoyo técnico, médico y jurídico a los trabajadores afectados y sus familias.

Con respecto al amianto instalado, CC.OO. exigió la realización de un inventario de edificios y estructuras que contengan amianto y un programa de actuación respecto a las instalaciones con este material así como uno de tratamiento de residuos de amianto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *