Investigadores españoles descubren que el uso de medicamentos contra el colesterol frena al virus del sida

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigadores españoles ha demostrado que el uso de estatinas, un tipo de fármaco empleado en el tratamiento de hipercolesterolemia, inhibe en pacientes con sida la replicación del virus, “impidiendo que el VIH infecte las células, así como la secreción de particulas virales que puedan infectar otras”, según señaló hoy uno de los autores del estudio, el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Carlos Martínez.

Martínez recalcó que la aplicación de este fármaco es “menos tóxica y tiene muchos menos efectos secundarios que los tratamientos antirretrovirales”, y reduce el consumo de medicamentos de 16 pastillas diarias que se tienen que tomar ahora los enfermos a una única pastilla que tiene “más o menos los mismos objetivos”.

Asimismo, recalcó que mientras que los antirretrovirales son medicamentos “muy caros”, ya que cuestan “alrededor de 7.000 euros por paciente y por año”, en el caso de las estatinas existen en el mercado genéricos “que podrían ser extremadamente útiles y benficiosos, sobre todo para el tercer mundo”, además de ser “mucho más baratos”.

Además, el presidente del CSIC adelantó que, aunque está por estudiar, es posible que las estatinas puedan actuar “no sólo terapéuticamente en aquellos individuos que ya han sido infectados, sino que puedan tener también un tratamiento profiláctico, que hiciera a los que no han sido infectados más resistentes luego a la infección del virus”.

Por otro lado, recalcó que estas conclusiones, publicadas hoy en el “Journal of Experimental Medicine”, son el resultado de cinco años de investigación, cuyo último punto han sido las pruebas a ocho personas infectadas en las cuales, tras cuatro semanas de tratamiento, se ha comprobado que el número de virus que están presentes en la sangre disminuye con las estatinas “entre cien y diez veces, que es el mismo orden de disminución que inducen los retrovirales que en ese momento se usan para atacar el sida”.

Por último, no quiso dar una fecha para su posible aplicación clínica ya que aún quedan muchas pruebas por hacer, como es la aplicación a muestras mucho más numerosas y durante un plazo mayor de tiempo para comprobar si la efectividad que se ha producido durante estas cuatro semanas perdura en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *