El Telescopio Hubble capta la inusual imagen de una geoda celeste.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El Centro de Información Hubble de la Agencia Espacial Europea ha distribuido una nota en la que informa sobre el hallazgo y análisis de una geoda celeste.

Las geodas reales son rocas huecas del tamaño de una pelota de tenis que comienzan siendo burbujas en roca volcánica o sedimentaria. Sólo cuando estas rocas son partidas por la mitad por un geólogo se puede apreciar el interior de la cavidad de la roca, que está cubierto de cristales.

En el caso de la geoda celelste de 35 años luz de diámetro, captada por el Hubble, la transparencia de su cavidad a modo de burbuja de gas y polvo interestelar revela los tesoros de su interior. El objeto, llamado N44F, está siendo inflado por un torrente de partículas que se mueven a gran velocidad (lo que los astrónomos llaman un “viento estelar”) a partir de una estrella excepcionalmente caliente (la estrella que brilla justo bajo el centro de la burbuja) en su día enterrada dentro de una nube densa y fría.

Comparada con nuestro sol (que está perdiendo masa a través del llamado “viento solar”) la estrella central en N44F está eyectando más de 100 millones de veces más masa por segundo y el huracán de partículas se mueve a mucha más velocidad: siete millones de kilómetros por hora (frente a menos de 1,5 millones de kilómetros por hora de nuestro sol).

Dado que la estrella central brillante no existe en el espacio vacío sino que está rodeada por un envoltorio de gas, el viento estelar colisiona con este gas, presionándolo, como si se tratara de una pala de nieve. Esto forma una burbuja cuya sorprendente estructura es visible en la imagen del Hubble. La nèbula N44F pertenece a un grupo de conocidas burbujas interestelares.

Este tipo de burbujas se han visto alrededor de estrellas masivas evolucionadas (las llamadas estrellas Wolf-Rayet) y también alrededor de conglomerados de estrellas (donde se llaman “super-burbujas”), pero raramente han sido vistas alrededor de estrellas aisladas, como es el presente caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *